sábado, julio 21, 2007

Mi rincón favorito

A veces me gusta retirarme a pensar sobre algo y vestirme con la tranquilidad que ofrece este lugar. Es mi rincón preferido de Madrid. Y, claro, en Madrid, donde el mar o los acantilados son imposibles; hay que aprender también a naufragar entre ladrillos.


Los viejos marineros dicen del mar que es algo que aunque mires hacia el mismo lugar siempre es distinto, porque cambia a cada segundo. Ahora digo yo que los rincones del viejo Madrid cuando piensas en ellos y los observas detenidamente, los ves siempre distintos. Piensas en las personas que pasaron por allí hace siglos, en los problemas de sus épocas o en sus vidas.

Mi rincón favorito de la ciudad es la Plaza de la Encarnación, donde está el Convento de la Encarnación. Un monasterio fundado en 1611 por Felipe III para su mujer, Margarita de Austria.

En una ciudad moderna, donde las prisas mandan; ya dije, en pleno centro está mi rincón predilecto.

10 comentarios:

Bohemia dijo...

Pues la verdad es que se ve un sitio plácido y hermosos, a mí todos esos rincones antiguos y con historia me fascinan, máxime si tiene cerca algún convento, monasterio, ermita...parece que los dota de una energía especial...

ay la piedra antigua como me gusta...

Pues nada, que lo disfrutesmucho...

Besorrrrriiiiioooosss

Lorena Sáez dijo...

Por estos días de lluvia estoy encerrada en mi departamento... jejeje, pero tengo una vista preciosa que siempre cambia.

Salu2

Srta. Lee dijo...

Hablando de lugares, hoy veía en internet algunos paisajes de Barcelona, quedé enamorada de esa ciudad! De seguro Madrid también es igual de linda.

Así que ya sabes, en unos 7 meses más te nombraré mi guía turístico oficial :P

Un abrazote.

PS: a todo esto... tienes msn? :P

Alejandra dijo...

Por lo que se ve en la foto, el lugar es hermoso.
Qué bueno tener un lugar donde ir a pensar y distraer la vista en medio de la ciudad. Saludos!

BB dijo...

a juzgar por la foto, el lugar se nota apacible, a mi me encantan los parques, me relajan... unos de los lugares que más me gustan de mi ciudad es la biblioteca municipal, me encantan sus ventanas grandes y las palomas, hasta al ruido de los chiquitos me he acostumbrado :P

un abrazo de mar!

Nacho dijo...

BOHE: Pues sí, pero energía especial lo que se dice energía especial la tienen cuando está al lado una vieja taberna de esas. De las de antes.

Cuando te tomas el jabuguito y la cañita te entran las energías esas. Vamos, digo yo.

Un besorrio con sabor a vacaciones.

LORE: Jajajaja. Siempre cambia.

Tendrás que venir un millón de veces y no repetirás vista. Prueba a ver.

Un saludo.

LEE: Seré el guía turístico peor del mundo, aún así te parecerá una ciudad genial. Insustituible.

Saludos.

ALE: Pero aunque vaya, no creas que pienso mucho.

Ya sabes, encefalograma plano. Ejem.

Besobeso.

BB: Pero un abrazo de mar con pececitos, olas y solecito.

leah v dijo...

me gusta lo que dices por la misma razon por la cual me gustan los poetas.
es una maravilla poder observar el mundo asi. alguna gente camina mirando abajo y nunca se dan cuenta de lo bonito que les rodea. el mundo siempre cambia pero como seres humanos, por lo mucho que avancemos, tenemos tambien los mismos problemas que tenian nuestros antepasados.
es interesante reflejar asi, y que somos todos conectados, podemos apreciar y aprender de como veian su mundo los antepasados para mejor entender que hacemos con nuestro mundo actual. los rincones son preciosos.

El Analista dijo...

Es bueno tener un rincon asi, el mio es migratorio, el lugar que elijo para vivir lo convierto mas que en mi rincon en mi templo, ahi refugio mi alma y a pocos les doy la llave.

Verónica Reyes Serra dijo...

Yo en unos meses más iré a España a ver a mi tía y ¡Obvio! quiero conocer Madrid. Es que tu país es maravilloso.


Un abrazo.

Nacho dijo...

LEAH: Hay gente que viaja por la vida como las maletas, sin fijarse más allá de sus narices. Pero para entender los problemas de hoy hay que pensar en los que hubo antes.

Un saludo.

ANALISTA: Haces bien.

Gracias.

VERO vero: Te gustará, no te arrepentirás. Seguro.

Abrazo también.