sábado, diciembre 29, 2007

Mi deseo para 2008

Uno no sabe si es bueno que las carreteras modernas no crucen por ningún pueblo y sean sólo vías rápidas. No hay más que estaciones de servicio de grandes compañías petroleras; eso sí, con servicios ultramodernos, cafeterías prefabricadas y hasta omnipresentes Mac Donalds. Rápidos, todo muy rápido. Y muy artificial, a poder ser. ¡Qué asco de progreso a veces!
Y yo volvía ayer de un viaje largo por una de esas interminables autopistas. El día estaba gris, frío, lluvioso y desapacible. Casi ni apetecía seguir el camino.
El caso es que como me estaba entrando demasiado sueño, de ésos que son tan malos compañeros de viaje, decidí salirme de la autopista para tomarme un café bien cargado en algún bar de pueblo. A ser posible del centro de la aldea, donde se habla con la gente y parece que entre unos y otros no pasa el tiempo.
En ésas estaba en la barra de la taberna con mi café solo doble y hablando con el camarero del partido del domingo pasado entre el Real Madrid y el Barça. A mi derecha un grupo de albañiles; eran 4 o 5 tipos rudos, de manos duras y manchadas de cemento y yeso. Fumaban y bebían sin parar y hablaban en voz muy alta. A su estilo. Mientras, yo me iba despejando. Me gusta este tipo de gente, me dije.
Mientras ocurría todo esto se detuvo en la puerta un coche de esos blancos y verdes de la Guardia Civil. Por la ventana veo cómo salen del coche dos guardias; uno se queda junto al coche y el otro empuja la puerta y entra. Es un guardia joven, alto y fuerte. Dice buenas tardes mientras se quita la teresiana y se acerca a la barra. Un café por favor, pide al camarero. Y cuando lo tiene delante saca del bolsillo dos aspirinas y se las toma de un sorbo junto al café. Qué le debo, pregunta con prisa, echándose la mano al bolsillo.
El camarero va a abrir la boca, cuando los albañiles le hacen un gesto negativo. Está invitado por los caballeros, agente; dice el hombre tras la barra. El guardia se vuelve y mira sus ropas honradas, manchadas de trabajar, sus caras rudas sin afeitar, sus manos encallecidas, llenas de cemento y yeso entre las uñas; fatigados de todo. Y les dice, Muchas gracias, señores.
Los cinco lo observaron muy serios, y hasta alguno de ellos inclinó respetuosamente la cabeza. El guardia civil se puso otra vez la teresiana sobre la cabeza y al abrir la puerta le dijeron todos a la vez: "Buen servicio".
Hoy me he acordado de esta historia de ayer cuando anochecía. Sé que es larga para un post. Mil disculpas. Pero es mi homenaje y mi deseo para 2008, la Guardia Civil es uno de los Cuerpos que más sufre el terrorismo en España y hoy me acordé de ellos, de su historia.
Todos los terrores son iguales. En España, Colombia, Bagdad, Nueva York, Londres o en las calles de Belfast... Son igual de canallas. Por eso mi deseo para 2008: que sea un año sin terrorismo. Del color que sea.
Ya dije, hoy me acordé de ellos.
P.D. Por cierto, esta vez el Madrid ganó al Barça 1-0.

sábado, diciembre 22, 2007

Betty la fea

España es un país en que cualquier persona con dos dedos de frente y un poco de sentido común sabe que tenemos unos Cuerpos de Seguridad excelentes. Desarrollan su trabajo de manera honesta, honrada y eficaz. No siempre en las mejores condiciones, pero ese es otro tema. Y más, viendo lo que hay por ahí suelto, se puede decir que son de lo mejor que hay comparado con otros países.

Hoy me entero por los políticos de la tele que van a recibir formación práctica y teórica sobre la Igualdad de trato y la no discriminación con la Persona inmigrante. Y en los libros de texto de la cosa hacen el siguiente cuestionario. Estarán orgullosos, la cabeza no se la han exprimido; me digo. Por obvio, ridículo y por el mal gusto de algunas preguntas.

Lo transcribo más adelante porque es absurdo, merece la pena leerlo.

Seamos justos, respecto a la inmigración no tengo opiniones mojigatas. Creo que a una persona que ha venido a trabajar, a buscarse un futuro honrado para él y para su familia -de aquí y de allá-, a levantarse él, a un país que le es extraño y áspero como es el mío, no se le debe dificultar o hacerle más difícil el camino. Porque a la vez está levantando mi país. Es recíproco.

Claro, en lo tocante a los aprovechados de mala fe, que los hay a patadas, también tengo mis propias ideas, porque ellos son los que hacen más daño a sus compatriotas. Pero de esos hoy no toca hablar.

Al final no sé por qué, pero yo siempre me siento más cómodo tomando un sancocho, un ceviche, una Coronita, una Modelo o un Pisco que tomando una Pinta en un pub de Dublín o en la sauna del hotel de Helsinki.

Y sobre el cuestionario no sé, si algún policía da más de 10 puntos no merece llevar la placa ni un arma por las calles. Para ser más ridículo sólo falta alguna pregunta tipo: "¿A ti te gusta ver por las tardes Betty la fea?". Demencial.

¿ES USTED XENÓFOBO?

Descubra si es usted racista con este test dirigido a policías. Dé a las siguientes afirmaciones una puntuación de 1, 2, 3, 4 o 5, donde 1 es “completamente en desacuerdo” y 5 es “completamente de acuerdo”.

1. En España hay otros que salen adelante por sus propios esfuerzos. Los inmigrantes deberían hacer lo mismo sin un trato especial.

2. La mayoría de los políticos españoles se preocupan demasiado por los inmigrantes y no lo suficiente por los españoles.

3. Por lo que he podido ver, los inmigrantes son muy diferentes a los demás en su forma de hablar y de comunicarse con la gente.

4. Los inmigrantes ocupan puestos de trabajo, viviendas y puestos escolares que deberían ser ocupados por españoles.

5. El inconveniente de que los inmigrantes se introduzcan en locales públicos, pisos... es que no saben respetar las normas de convivencia establecidas.

6. No me importaría si uno de mis parientes más próximos se casara con un inmigrante siempre que tuviera un nivel social como el mío.

7. Si los inmigrantes se quisieran esforzar un poco más, podrían estar, al menos, tan acomodados como los demás.

8. Los españoles y los inmigrantes no pueden estar tranquilos unos junto a otros, aunque sean amigos.

9. No se puede uno fiar de la honestidad de los inmigrantes.

10. Los inmigrantes son muy diferentes de los demás en sus hábitos de higiene y en la necesidad de limpieza.

Ahora sume sus respuestas: cualquier puntuación por encima de 30 es indicativa de que usted mantiene actitudes racistas.


lunes, diciembre 17, 2007

Rebecca

El sábado fui a una de esas comidas multitudinarias de compromiso a las que no me suele apetecer ir. Pero tuve que ir. Era la comida de la empresa de un buen amigo.

Me sentaron al lado de una chica joven de no sé qué mutinacional norteamericana. Muy lista, hablaba cinco idiomas, 25 años no más y un master M.B.A. cursado en Wharton (Pennsylvania). Era directora financiera.

Guapísima, pensé. La mujer más guapa y simpática del mundo.

Llevaba un traje de Dolce & Gabbana negro, escotado hasta casi donde la espalda pierde su nombre y pelo liso negro recogido en la nuca. Ojos vivos e inteligentes que me miraron en alguna ocasión de esa manera tan singular con que sólo saben mirar las mujeres, como escudriñándote por dentro hasta el último rincón de tu cuerpo. Que ni la aprenden ni tiene edad, porque sólo ellas saben hacerlo así, desde siempre.

Contra mi pronóstico la comida, aunque larga, fue muy divertida y en mi mesa, que era de diez personas, nos reímos bastante. El año que viene repito sin duda.

Cuando volvíamos para casa en el coche de mi amigo comento: "Buena chica Rebecca, lo tiene todo."

Y mi amigo Alberto, que conducía, se ríe por no llorar y me dice: "lástima de lo que se mete en el cuerpo, con todo lo que Dios le dio. Porque esa chica no puede durar mucho así, o es que no has visto cuántas veces se levantaba de la mesa."

Recordando esa comida ahora, yo me digo que prefería la historia de Rebecca, su simpatía, su futuro profesional, el vértigo que producía asomarse a su escote, su juventud o esa sonrisa blanquísima sin saber nada más de su historia.

Porque a veces uno sabe más cosas de las que quisiera saber. Y la historia de esa chica si no cambia es irremediable.

miércoles, diciembre 12, 2007

La cena

Todos los años por estas fechas nos reunimos para cenar en casa un grupo de compañeros de colegio, y para mí es cuando empieza la Navidad. Claro, con sus mujeres. O ellas con sus maridos.

Es casi un rito para mí, ese día de la cena realmente siento que ya empieza la Navidad. A pesar de que las lucecitas, los árboles, las tiendas o la publicidad llevan casi un mes recordándonos machaconamente en qué fecha estamos y desvirtuando lo que desvirtúan.

Decía que aunque nos separamos en 1985, no dejamos esa sana costumbre de juntarnos antes de Navidad. Aunque sea sólo una vez al año. Porque la amistad es un tabaco que se comparte toda la vida. Incluso cuando se deja de fumar.

Es ya casi un rito, nuestro rito.

Una persona que quiero mucho acostumbra a decirme que para ella son muy importantes los ritos. Para mí tras veintitantos años se ha convertido en el inicio de mi Navidad. Y como tal me toca felicitar a quienes me leen y pedir un deseo para todos. ¿Cuánto hace que no oímos palabras como honradez, honor o decencia? Parece que ahora los valores auténticos son ganar dinero, fanfarronear o exhibirse. Cada vez más.

Pues eso, que empecemos a oír más las primeras y menos las segundas. Pos eso...

Foto: Arquera.

viernes, diciembre 07, 2007

Se les van a saltar hasta las lágrimas

Me entero de que el jamón ibérico se importa de manera legal a partir de hoy en los Estados Unidos. Y no sé si eso es bueno, malo o regular. Porque, claro, este mundo lo ordena la ley de la oferta y la demanda, y creo que eso va a suponer una subida de precios. A mayor demanda, ante la misma producción, el precio sube. No sé.

No conozco a nadie que no se rinda ante un buen jamoncito ibérico. No conozco a nadie a quien le hubiera sentado mal un atracón de jamón. Está claro lo qué va a ocurrir en el país de las hamburguesas.
Quienes no han vivido España, diré que el cerdo ibérico es un cerdo que vive en las dehesas españolas. Es una raza autóctona de la península ibérica.
No sé si se acabó, como buen español, viajar con paquetitos envasados al vacio de jamoncito en la maleta. No sé si se acabo pasarlos por las aduanas como si llevaras el objeto más preciado de tu vida, no sé si se acabó abrir un envase de jamón en el lugar más extraño del mundo y aparecer españoles de hasta debajo de las piedras para compartir tu jamón y un poco de conversación. Pero lo que sí sé es que a los norteamericanos se les van a saltar hasta las lágrimas al comer este manjar.
Me está entrando un hambre...

miércoles, diciembre 05, 2007

El mejor padre del mundo

Ayer leía en uno de mi blogs favoritos algo sobre la pérdida del tiempo y lo que le decía sobre ello su padre cuando era niña. Y al leer pensé en muchas cosas sobre mi padre cuando era niño. Yo también tuve el mejor padre del mundo.

No sé, leerlo me recordó muchas cosas de cuando niño. De mi vida, de mi padre.

Como yo era muy mal estudiante en el colegio, para él perder el tiempo era casi todo lo que no fuera estar en mi cuarto estudiando. Ella decía en su blog que para el suyo perder el tiempo era no hacer cosas útiles. Pero lo que tenían en común es que estaban siempre exhortándonos cada dos por tres a no perderlo.

Los padres de aquella época hasta alguna vez nos decían que la razón de algo es porque yo lo digo y soy tu padre. Si teníamos un fracaso escolar sólo era culpa nuestra y no nos mandaban al psicólogo. Claro, y algún cachete o colleja nos caía. Siempre con motivo.

Nos educaban sabiendo que las cosas tenían un valor; en mi generación, a quienes ya nunca nos faltó de nada, sabíamos que las cosas eran producto del esfuerzo personal.

Hoy no sé si la educación es mejor o peor. No sé. Digamos que simplemente es distinta. Pero lo que sí es seguro que entonces nos enseñaban que las cosas que verdaderamente valen la pena son producto de no perder el tiempo. Son una carrera de fondo.

Hoy se enseña a ganar los cien metros del día a día, pero no se enseña a ganar continentes.

Y yo, aunque era muy mal estudiante de niño, estudié hasta el final. Qué más da el qué, la cosa es que fue hasta el final. Ya lo dije, tuve el mejor padre del mundo.


P.D. Gracias Inte.

sábado, diciembre 01, 2007

Una estatua en el pueblo

Una de las buenas cosas que me hacen feliz los sábados es que puedo leer el periódico con tranquilidad mientras tomo el café del desayuno. Los demás van amaneciendo, y yo aprovecho ese momento de silencio para leerlo tranquilo. Me gusta. Mucho.

Y son esas pequeñas cosas las que nos muestran que el tuétano de la vida está en el transcurrir de las cosas sencillas. Pero no, aunque la vida se nos escape escurridiza entre los dedos, no me voy a poner filosófico ni es el tema de la entrada de hoy. No sé hacerlo.

La cosa es que como tengo más tiempo, leo en una noticia de esas pequeñitas que no leerías en un día normal, sin apenas tratamiento en el diario, que un empleado de la Toyota en Japón ha muerto por trabajar en exceso. "El operario, Kenichi Uchino falleció después de trabajar 80 horas extras durante varios meses y otras 114 suplementarias en los 30 días previos a su fallecimiento."

Y digo yo que eso en España sería imposible. ¿Morirse por trabajar mucho? Imposible. Si eso le ocurriera a alguien le hacían una estatua con su nombre en la plaza del pueblo. Aquí en España venderíamos nuestra alma al diablo por una cervecita con los amigos, por unas vacaciones o por un puentecito largo. Pero por trabajar mucho, jamás...

lunes, noviembre 26, 2007

El ascensor

Hay mañanas en que uno se pone temprano al ordenador, a escribir, cargado de temas, impaciente de temas, como un adolescente nervioso que descubre la vida, y hay otros días en que no se nos ocurre nada. El paisaje que vemos por la ventana es plano y los temas no vuelan por la cabeza. Pero hoy me apetece entrar en mi blog, y hablar de un no sé qué.

Enseñaban en la Facultad que el maestro Pemán decía que no hay que empezar un artículo si no se tiene pensado el final, porque quedaría desvalido, como cuento sin moraleja. Sí, ya sé que Schubert es famoso por la Sinfonía Inacabada. Pero, claro, ni esto es una sinfonía ni yo soy Schubert, ni las Torres que no son torres de Notre Dame, ni el brazo que no existe de la Venus de Milo, ni la Atlántida perdida de Falla ni nada por el estilo que tiene el encanto de lo incompleto.
Además, por no tener, no tengo ni siquiera cómo empezar.
Quizás hablar del tiempo sea lo más socorrido. Por lo menos en el ascensor, cuando te encuentras con alguien que no conoces siempre te saca del apuro.
Porque en los ascensores se encuentra uno a toda la fauna que hay fuera, pero en menos de 2 metros cuadrados, y hay que decir algo. Los hay quienes siempre saludan amables, los callados, los sonrientes, los mirones, sobretodo si va una mujer guapa; los que tienen cara de no haber pegado ojo en toda la noche... Pero el mejor es mi vecino del quinto que, tímido, mirando al suelo y con su cara de escondido dice una única palabra. Siempreeee..., dijo un día bajito, como susurrando, arrastrándola: Siempreee...
Y yo no sabía si me lo decía a mí, a él mismo o al ascensor.
Al día siguiente vuelven a pararme en el quinto, entra el de la cara de escondido y susurra al suelo: Llueveeee... Y yo no supe qué decirle más que un buenos días, que bien pudo ser un gemido de asombro o una complicidad.
Al tercer día de encontrármelo lo comprendí cuando dijo: estos díaaaas... El vecino del quinto sólo dice una palabra en cada viaje, bajito, como para sí mismo, y hay que ir encadenándolas conforme vas coincidiendo con él. Al final al unirlas tienen su significado.
Ya lo dije, en los ascensores te encuentras con gente extrañísima. Mañana será otro díaaaaaa...

lunes, noviembre 19, 2007

El Chavo del 8

El sábado el diario The New York Times publicaba un artículo sobre el crecimiento de los apellidos de origen hispano en Estados Unidos. Los Garcías están cogiendo a los Jones decía el periódico, y yo no supe bien si el verbo se refería a su verdadera acepción o a la otra, más expúrea y con doble sentido, que se le da en latinoamérica. O a las dos.

La cosa es que los García y Rodríguez figuran ya entre los 10 apellidos más comunes en aquel país. El octavo y noveno puesto, abriéndose paso entre los Davis y Wilson, que pronto serán desbancados hasta por los Martínez.

Esto es el fiel reflejo de una realidad demográfica: Estados Unidos se ha convertido en la segunda nación hispana, por detrás de México y por delante de España, Colombia o Argentina. Es como para estar orgullosos de nuestra latinidad, de nuetra españolidad. La de todos.

Los apellidos acabados en EZ se llaman "patronímicos" y son los más comunes en español. Éstos quieren decir "hijo de", así Sánchez es "hijo de Sancho" o López "hijo de Lope".

Lo que no entiendo por qué ese señor Chávez reniega ahora tanto de lo que dejamos allá los españoles mientras habla en lengua castellana.

Lo dicho, yo lo que creo es que quizas es porque se apellida Chávez. Y el Chavo era aquel personaje surrealista de la tele infantil.

lunes, noviembre 12, 2007

¿Por qué no te callas?

Le espetó el rey a Chávez en plena Cumbre Iberoamericana cuando insistió en llamar "fascista" al expresidente español José María Aznar. El día anterior además de llamárselo, añadió que era menos humano "que un tigre o una serpiente." Zapatero -Presidente español- le pedía respeto y él seguía con su discurso grosero, a lo que el Rey le dijo: ¿Por qué no te callas?

No conozco 5 palabras tan exactas y precisas, tan minutísimas.
El presidente venezolano suele aprovecharse de la educación de sus interlocutores cuando insulta en los foros internacionales. Quién no recuerda su discurso impresentable en la O.N.U. hablando de Bush. Al que llamó diablo. Quienes me leen desde hace tiempo saben que este no es santo de mi devoción, pero el discurso es el claro ejemplo de lo que no se debe decir.
Los populismos en América latina suelen desembocar en dictaduras, la historia así lo confirma. Y los caudillos me gustan muy poco. Ya sean de verde, de gris o de rojo siempre culpan a otros de la pobreza de los países que ellos mísmos gobiernan en vez de construir, como hace la izquierda chilena de Michelle Bachelet o de Lula da Silva en Brasil.
En una posterior declaración Hugo Chávez dijo que el Rey de España era responsable de la política exterior -por cierto, muy errática- española.
Yo lo que creo que este señor Chávez además de padecer esa verborrea fácil no sabe nada de Monarquías Parlamentarias, en las que el Rey no es responsable de la política exterior; de Política Universal porque Aznar no fue ningún genocida y, lo que es peor, de lengua española porque al expresidente español no se le puede encasillar en ninguna acepción de la palabra. Transcribo del diccionario de la Real Academia:
fascista:
1.adj. Perteneciente o relativo al fascismo.
2.adj. Partidario de esta doctrina o movimiento social. U.t.c.s.
3.adj. Excesivamente autoritario.

fascismo.
(Del it. fascismo).
1.m. Movimiento político y social de carácter totalitario que se produjo en Italia, por iniciativa de Benito Mussolini, después de la Primera Guerra Mundial.
2. m. Doctrina de este partido italiano y de las similares en otros países.
Pero seguirá con sus discursos extraños; pero ¿por qué no te callas?, dijo el rey.

viernes, noviembre 02, 2007

La sentencia del 11-M

El otro día el juez español Gómez Bermúdez hacía pública la sentencia dictada por el juicio del mayor atentado que ha sufrido España en su historia. Aquella mañana del 11 de marzo de 2004 muchas cosas cambiaron en este país y en Europa.
Soy de los que se suman en elogios al juez Bermúdez, a su seriedad con la que ha llevado este absurdo atentado, todos los atentados son absurdos, y a la moderada rapidez con que se ha dictado una sentencia tan complicada y difícil. Por eso esta entrada en mi blog.
Han caído en total 120.000 años de cárcel a los que cometieron las explosiones en los trenes y a quienes cooperaron. La sentencia deja claro quiénes fueron los autores de la salvajada, que fueron de origen islamista y no de ETA, cuál fue el origen de los explosivos suministrados por un español. Incluso ha absuelto a quien se pensaba en toda Europa que era el "cabeza pensante" por falta de pruebas. Me enorgullece que prevalezca la "presunción de inocencia" en un caso tan polémico y difícil. Es un Derecho Constitucional y un Principio Jurídico Fundamental.
Pero la sentencia se queda coja sin saber quién o quiénes ordenaron una matanza de tal envergadura en España, quién o quiénes decidieron que se produjera tres días antes de unas elecciones generales, quién proporcionó la información precisa para cometer algo tan complicado o si la fecha fue la correctamente elegida para hacer saltar en pedazos a un Gobierno.
Entonces, ¿a quién debemos los españoles y tantas personas inmigrantes los dos centenares de muertos, los dos millares de heridos y toda la convulsión nacional que se creó?

viernes, octubre 19, 2007

En un lugar de la Mancha...

Leo en el diario británico "The Independent" que el pasado fin de semana James D. Watson concedía una larga entrevista que publicaba otro medio. Hasta ahí no me sorprendía nada. Es de lo más normal.

Los que no entendemos nada de ciencias no sabemos quién es este señor ni porqué concede entrevistas. Claro.

La cosa es que según voy leyendo este señor es premio Nobel de Medicina por sus investigaciones en el campo de la genética humana y codescubridor de la estructura de nuestro ADN. El asunto se va poniendo más interesante, a lo mejor tiene algo que contar; acostumbrado a tanto elemento que no tiene nada que decir y dice. Parece que merece la pena seguir leyendo.

En mitad de la entrevista este investigador tan listo listísimo suelta su perla defendiendo que los blancos son más listos que los negros. "Nuestras políticas sociales se basan en la idea de que la inteligencia (de los africanos) es igual que la nuestra, pero no es así". Absurdo.

Los científicos de la cosa saben que hoy por hoy no conocemos el conjunto de genes que influyen en el desarrollo de la inteligencia ni conocemos exactamente en qué secuencias de genes nos diferenciamos unas razas de otras.

Entonces, por qué esta absurdez de un nobel en pleno siglo XXI.

Propongo que al igual que se conceden los Premios Nobel haya una ceremonia semejante para desposeerlos, ante cosas tan estupidas como éstas. Igual. Al son de fanfarrias, violinillos y trompetillas, y con el rey Carlos Gustavo de Suecia, muy circunspecto él, con toda su Corte quitándolos.

Además digo yo que tan blanco es el blanco de Las Pedroñeras (Cuenca) como el rubio de Gotemburgo o el cow boy reventón del rancho de Wichita, que no sé dónde está pero me apetecía ponerlo. Según este señor son igual de inteligentes sólo por ser blancos.

Yo lo que creo es que a este nobel tan premio Nobel se le debe estar secando el cerebelo de tanto mirar por el microscopio y, claro, dice ya algunas tonterias trasnochadas. A juzgar por las cosas que afirma en las entrevistas.

Conozco a otro que de tanto leer libros de caballería confundía molinos de viento con gigantes que le acosaban. Pero, claro, éste ni se llama Alonso Quijano ni es un Ingenioso hidalgo manchego.

martes, octubre 09, 2007

El pobre más pobre

El pobre más pobre y triste que he visto en mi vida lo vi hace años en el país rico más rico que existe. En Nueva York. Llevaba unos pantalones hechos con bolsas de plástico y una chaqueta que habría pasado por 20 años de necesidades y otro tanto de manos. La nieve le caía encima mientras la gente pasaba delante de él, sin ni siquiera mirarle; ignorándolo, como si no existiera.

En estos días se recuerda la muerte del Che, me ha venido a la cabeza ese indigente penoso que malvivía en aquella Gran Manzana. Y pienso que el señor aquel que mataron en Bolivia fue sólo eso: un mito.

Para la construcción del mito resulta clave que muriese joven, en 1967 y que luchara hasta la muerte por unos ideales. Pero su muerte un año antes de la primera revolución juvenil que sacudió al mundo, desde La Sorbona a Berkeley, es algo sólo coincidente y que no dependía de él. Que muriese sólo por unos ideales tampoco me parece de ser un mito. Los terroristas suicidas mueren por una causa, su causa, y no me parecen dignos de ser ningún mito.

Han pasado 40 años, no deja de ser irónico, y el mito, como tantos otros, se mantiene sólo en su vertiente capitalista. Que es el vender camisetas, fotografías, ceniceros, tazas o pseudoideologías políticas en nombre de la utopía, los sueños y la dignidad.

Pero el pobre más pobre y triste que he visto en mi vida sigue vagabundeando, olvidado de todo por las calles de Nueva York, como si fuera una Estación perdida que se le pasó hasta a Vivaldi.

Hoy me apeteció hablar de aquel hombre que vi en Nueva York. ¡Qué paradoja!

miércoles, octubre 03, 2007

La revisión anual

No logro entender cómo el español Fernando Alonso ha ganado dos veces el título mundial de Fórmula 1. Mucho menos cómo sus mecánicos en 7 segundos son capaces de cambiarle las 4 ruedas, llenarle el depósito de combustible y, de paso como cortesía, limpiarle la visera del casco. No. Los que vivimos en España sabemos que eso es imposible.

En España llevar el coche al taller supone quedarte unos cuantos días sin él y unos cuantos más sin dinero. Hoy, para mi desgracia, tuve que dejarlo allí para hacerle la maldita revisión anual. Claro, no sé cuándo terminará el asunto.

Los talleres son ese sitio lleno de coches por los aires, con esos señores llenos de grasa que hablan solos mientras arreglan piezas y desmontan los motores de los autos. Cuando llegas te dicen siempre que tienes que hablar con el encargado. Pero ahora ha salido a tomar el café, espere un poco. Y piensas pues será con bollos, porque llevo media hora esperando.

Cuando por fin viene, abre el motor y empieza a decir como para sí mismo buf buf mientras husmea como si no hubiera visto un motor en su vida. Con cada Uf sabes que la factura va subiendo, pero ya cuando dice qué chapuza le han hecho aquí, échate a temblar. La cosa se dispara. Llega por fin el déjelo aquí que mañana mismo lo tiene. Pero sabes que eso es toda una suerte de poker de ases que casi nunca ocurre.

Vas al día siguiente en la tarde y, claro, después de media hora cuando llega el encargado del cafetito vespertino -piensas éste de tantos cafetitos ya debe ser amigo de Juan Valdés-, ves a tu coche encima del gato hidráulico sin ruedas y como a pedazos. Te dicen es que hay que cambiarle las ruedas para el invierno, como si eso lo justificara todo. Además son cuatro, piensas. A este paso hasta marzo o abril no me lo dan. Más o menos.

¿En todos sitios es así?


*Foto: julep67

jueves, septiembre 27, 2007

27.09.2007

Leo en uno de mis blogs preferidos que hoy, a través de una iniciativa de BlogsCatalog, se nos convoca a todos los blogueros del mundo a escribir lo que queramos sobre el abuso en el mundo y sus diferentes manifestaciones. Es fácil, hay tanto para elegir.

La iniciativa me parece buena, es obvio que con los blogs ha nacido en el mundo una nueva tribu que está vigilante y denuncia toda la porquería que ocurre en este antiguo planeta azul. Hoy casi marrón.

Y, claro, aunque yo soy la persona menos corporativista del mundo y siempre he pensado que los "días mundiales de..." valen de poco o nada, me ha parecido que mi bitácora debería sumarse a un movimiento que viaja justamente "en la otra dirección".

Hay tantos tipos de abuso de los que podría escribir, que se colapsaría la Red si lo hiciera. Así que sólo lo haré sobre los dos que más me disgustan. No hablaré del abuso laboral, del abuso a los infrainmigrantes, del abuso animal, del económico, del abuso al medio ambiente o al otro medio, de la violencia de género o de otros tipos de aBushos... No. Hoy sólo hablaré de los dos que me causan más asco. Puag.

El abuso hacia los niños en cualquiera de sus formas: laboral, sexual, educativo, social, religioso, bélicomilitar... y la desigualdad hacia la mujer con su infinidad de especialidades: esclavitud sexual, laboral... Son tantas, que esta entrada no acabaría nunca.

Abusos nos encontramos cada día, esperemos que este movimiento con su tribu cambie las cosas en el mundo. Yo de momento tenía una hora para comer y he ido a una de esas peluquerías de unos Grandes Almacenes porque no cierran a la hora de comer. Me han cobrado por un simple corte de pelo de chico 18,50 Euros (26 dólares). ¿No es eso un abuso también? Claro, aunque más suavecito y llevadero que los otros...

lunes, septiembre 24, 2007

La demanda

El otro día leí en La Vanguardia que el senador de Nebraska, Ernie Chambers, presentó una demanda judicial contra Dios por causar "nefastas catástrofes" en el mundo, que provocan tanto daño y destrucción.

¿Pues qué quieren que les diga? A uno se le queda cara de besugo al oír la ocurrencia del senador. Yo de este señor no sabía nada, pero ahora lo voy conociendo. Viendo su foto sé más, es una mezcla entre Morgan Freeman y el abuelito de Heidi.

Lo bueno del asunto es que la demanda fue admitida a trámite el pasado día 14 por la Corte del distrito de Douglas (Nebraska). Como prueba de que en Estados Unidos puede seguir su trámite cualquier demanda, por muy absurda que pueda parecer. Eso es bueno.

Cuando era pequeño mi madre me parecía la persona más lista del mundo, pensaba que mamá no trabajaba en la C.I.A. porque no la conocían, que si no. Después fui al colegio y vi que había gente más lista y con las gafas más gordas. Albert Einstein dijo una vez algo que hubiera valido para definir esta demanda de Chambers "Dos cosas son infinitas: el Universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre lo del Universo".

Además cuando se celebre el juicio ni me quiero imaginar, Dios en el banquillo de los acusados ahí solo. Mientras en el banquillo de los testigos un ambientazo a fiesta; Eolo silvando, Vulcano fumando un cigarro tras otro, Baco borracho perdido, Cupido enamorado de la fiscal, Afrodita y Venus desnudándose... la vaca Ra de los egipcios mugiendo a diestro y siniestro. Buf, ¡qué fiesta!

Yo lo que pienso es que a este señor con la demanda se le ha ido la cabeza. Dios no manda nada. Ni bueno ni malo. Simplemente deja que las cosas ocurran, para que nosotros nos enfrentemos libremente a ellas y demostremos lo que somos. Es un misterio imcomprensible.

Y para que nunca nos preguntemos ante la adversidad ¿por qué a mí?, sino ¿por qué a mí no?...


*Foto: Wikipedia.

miércoles, septiembre 19, 2007

La catedral de Florencia

Los mandas de la cosa del gobierno español tardaron el lunes menos de 12 horas en pedir a la empresa aérea de bajo coste Ryanair que retirase el anuncio que hacía una broma con la propuesta del Presidente Zapatero.

A mí la decisión de dar 2.500 Euros a los padres que tengan un hijo poco soluciona el asunto y, ante las ya cercanas elecciones, me parece una medida más electoralista que eficaz. Me recuerda a esas políticas populistas de algún país latinoamericano. Los 2.500 se los gasta un papá en pañales y biberones el primer año. ¿Y luego qué?
Pero el asunto no va por ahí, de esto ya hablé en un post. Mientras el Gobierno retira ese anuncio, les parece normal que se expongan fotografías pornográficas "artísticas" de personajes del Evangelio y la vida cristiana. El último ejemplo lo tenemos en Ibiza donde se exhiben imágenes de Ivo Hendriks con apoyo público y de la Concejala de Cultura del partido de Zapatero. El de Ryanair.
Las imágenes del fenómeno éste muestran a Jesucristo o a Juan Pablo II sodomizado y a otros personajes de la iconografía católica en explícitas escenas de sexo homosexual. ¿Dónde está el arte? ¿Dónde está la gracia?
Creo firmemente en la libertad de expresión como un Derecho Fundamental, creo que todos tienen el derecho a expresarse, como yo tengo el derecho a no asistir a una exposición que ofende a mis creencias. Afortundamente más solidas que los ataques.
Pero lo que sí me ofende es que este señor o su partido político retire un anuncio por hacer una broma y apoyen iniciativas como la del elemento antes hablado. ¿Dónde quedó la libertad de expresión de Ryanair, la tolerancia que se nos pide a los ciudadanos católicos o incluso el sentido del humor?
Me parece que este presidente que tenemos busca de mayor un epitafio como el de la tumba de Maquiavelo en la Iglesia de la Santa Croce de Florencia. "Tanto nomine nullum par elogium". O sea, "no hay suficientes elogios para tan gran hombre". Lo malo que él ni es Maquiavelo ni creo que quieran enterrarlo en la catedral de Florencia. Lástima, otra vez será.

sábado, septiembre 15, 2007

El señor del Starbucks

Aunque es una costumbre muy extendida y sana yo no utilizo la media hora del desayuno para salir a la calle junto a los compañeros. Prefiero tomar el cafetito a cualquier hora en mi mesa mientras me relajo leyendo algunos blogs o correos particulares.

La cosa ocurrió el otro día cuando un buen amigo me dijo "nos bajamos a tomar un café al Starbucks". Acepté sin duda, no lo hacía desde junio o julio. Al llegar lo mismo de siempre, a esas horas y en esa zona más de oficinas que comercial o residencial, la mayoría de los clientes son gente de muchas prisas y corbata azul.

En la cola, delante de nosotros, un señor de unos 50 o más, vestido de gris, camisa impecable blanca, moreno de rayos UVA hasta en la lengua y cartera negra con periódico económico italiano bajo el brazo pedía un Caffe Mokka. Todo muy italiano, café expreso; parecía que se había caído de un anuncio de Armani, de esos que hay en las revistas de moda. Era una especie de Robert de Niro, la misma sonrisa, la misma mirada, el mismo peinado y el mismo lunar.

Al pagar sacó de su billetera la tarjeta de crédito y pagó. Nunca he visto que estemos llegando al límite de tomar un café a crédito. O este señor es un baranda que lo carga a la tarjeta de la Empresa, que puede ser; o con tantos rayos UVA y Armanis está más tieso que un bacalao, que también puede serlo.

Este nivel de pagar cosas ínfimas con la tarjeta de credito sólo lo había visto en Estados Unidos, será que hasta en eso y sin darnos cuenta la globalización trae que copiemos modelos absurdos. Cuando la catástrofe terrorista del 11 S en Nueva York el semanario alemán Der Spiegel decía, "Globalisierung ist täglicher Terror" ("La globalización es el terrorismo cotidiano").



*Foto: MaLuMaPe

martes, septiembre 11, 2007

"Una verdad en la vida"

Una de las frases más bellas que leí de Francisco Umbral fue la que dedicó a su hijo fallecido de pequeño: "Sólo encontré una verdad en la vida, hijo, eras tú".


Porque, aunque yo no tengo, sé que los hijos son una de esas pocas cosas de la vida que te ponen los pies en la tierra. Ya puedes estar viviendo la situación más absurda, más hipotecada a la banalidad o más fuera de este mundo que llegas a ellos o ellos llegan a ti y te ponen en tu sitio. Por eso no entiendo nada del caso de la niña Madeleine.

Todos conocemos el asunto, todos queremos que la niña siga viva y que sus padres no estén implicados, pero las cosas se tuercen. Estamos acostumbrados a casos llenos de sangre, de golpes y malos tratos acompañados de alcohol, paro, drogas e incultura; pero no de médicos británicos de clase media, cultos y católicos. No quiero ni puedo pensarlo.
Para añadir más recelos, los declarados "sospechosos" padres de Maddie han contratado al prestigioso abogado Michael Caplan, que tuvo el honor de evitar la extradición del siniestro general. Demasiado bueno, a la vista está. El jurista, no el siniestro.
Y uno ya no sabe qué hay de verdad en este circo mediático que tiene muy poco de circo y mucho de mediático. Quizás demasiado.
Quisiéramos que la pequeña apareciese, parece que ahora lo importante es salvar a los padres, y de ella nadie se acuerda. Bueno la policía lusa sí y este blog también. Entre otros muchos, afortunadamente.



*Foto: elmundo.es
AFP

miércoles, septiembre 05, 2007

Larry "el sucio"


El senador republicano de Estados Unidos, Larry Craig, fue arrestado el pasado mes de junio acusado de mantener relaciones lascivas en los servicios del aeropuerto de Minneapolis, frecuentados por homosexuales. La bomba política está en marcha. Mientras unos exigen su dimisión otros le apoyan.

En Europa estas cosas se ven de otra manera, pero allí implican consecuencias políticas.

Evidentemente la identidad sexual de cada uno es esencial porque determina las conductas del individuo; pero no es la esencia misma de la persona. Ésta es la que debe importar, por supuesto. Cada uno que haga lo que quiera con su cuerpo, siempre que lo haga o lo hagan adulta, libremente y no perjudique a nadie, a nada o a un pato que pasaba por ahí. Que hoy se oyen cosas muy raras.

Es un tema difícil de hablar por Internet. Me recuerda a aquellos que dicen a los cuatro vientos yo respeto la prostitución. Yo ni respeto ni no respeto. Yo respeto a aquella mujer que para sacar adelante a sus hijos o por circunstancias de la vida se pone a limpiar escaleras o retretes. Lo otro no opino. No juzguéis y no seréis juzgados, aprendí de niño.

Peor que la conducta de este señor, reprobable o no, indecorosa o no, me parece el muro que su partido político levanta en su frontera con México o la Guerra en Irak. Eso sí que es indecoroso.

Hombre, puesto a opinar sobre los lances amorosos del señor, lo de realizar estos desquites de los bajos humores en los servicios de un aeropuerto, cuando menos, es una guarrería. He visto baños en algunos aeropuertos más sucios que los de una vieja estación de cercanías por la que ya no pasa ningún tren. Punto pelota.
* Foto de la página web del Senador Craig.

miércoles, agosto 29, 2007

Como si fueras a morir hoy

Nunca me ha gustado ni he sido muy bueno para escribir sobre mis pensamientos de vida. Pero ayer moría el jugador de fútbol del Sevilla al que le dio una parada cardiaca en pleno partido y me ha empujado a ello.


Antonio Puerta, un muchacho de 22 años que también jugó con la selección nacional. No era el mejor, ni el más carismático; pero sí un buen jugador.

Cuando pasan cosas así parece que todo el mundo se revoluciona y vayas donde vayas te hablan del asunto. A los tres días se olvida y ya nadie lo comenta, pero la vida es así.

Estas cosas son las que nos recuerdan que vivimos por casualidad, que nuestro corazón late porque late, y no hay más razón. Por la misma razón que su corazón joven se paró y no hay que darle más vueltas. Como algún día se parará el nuestro -esperemos que sea dentro de muuuucho-.

Siempre he estado en contra de los que dicen Carpe diem o que estamos aquí para disfrutar. No, no es así. Sí creo y no tengo duda que el ser humano es un ser trascendente. Si no cómo explicar los que nacen, viven y mueren en la injusticia, la esclavitud o la necesidad mientras otros viven en la opulencia y la indiferencia más absoluta hacia ellos.

No dudo que algún día nos van a preguntar qué hicimos aquí y qué hicimos por quienes necesitaron de nosotros.

Un día leí una frase de Oscar Wilde que hoy es una de mis favoritas "Sueña como si fueras a vivir siempre, vive como si fueras a morir hoy."

jueves, agosto 23, 2007

Sin palabras

Ayer Bush en su discurso en Kansas City ante los veteranos de guerra se volvió a ganar las lindezas que dice de él medio mundo. El otro medio es que todavía está con los ojos vueltos y los pelos tipo los Jackson five del susto. Y, claro, todavía no dicen nada.


Así se explica que el presidente venezolano -otro que tal baila- dijera en la ONU que olía a azufre o que el domingo pasado Maradona asegurara en el programa de Hugo Chávez (el del atún) que odiaba todo lo que viniera de Estados Unidos. Absurdo. Absurdos los dos.
Si hubiera un concurso de cosas absurdas no sé qué discurso ganaría de los tres. Están muy igualados.
Ayer Bush en vez de reconocer el error de la invasión de Irak y aceptar las propuestas suavizadoras del Plan Baker-Hamilton, por lo menos para salvar los muebles, volvió a su vieja pesadilla que ya todos conocemos y vemos que no hace más que empeorar las cosas.
Lo que es más ridículo, equiparó la invasión a la Guerra Mundial, la de Corea o Vietnam en un intento de reescribir la Historia. Como si lo que pasa no fuera precisamente consecuencia de la invasión que nos organizó. Se ve que debió faltar a clase el día que estudiaron en el colegio los genocidios nazi y de Camboya.
Ya son 100 iraquíes y 3 americanos muertos cada día, desde hace meses. Menos mal que no ha equiparado la guerra con la de Los Cien Años.

lunes, agosto 20, 2007

El correr del tiempo

A veces siento que el tiempo pasa rápido y no puedo hacer todo lo que quiero. Otras me gustaría que pase lento para disfrutar y hacer largos los buenos momentos vividos. Y hasta muchas otras quisiera que se detuviese para vivirlas eternamente.


¿Qué marca de reloj nuevo me aconsejas?


P.D. Este post se lo debo a alguien muy especial que me ha mandado hoy un mail desde muy lejos.

sábado, agosto 18, 2007

El crack o el crunch

Uno vuelve al mundanal ruido y se encuentra las cosas como estaban o como las dejó. Osea, mal.

Pero no, hoy no voy a hablar de todas ellas. Son tantas. Que si el desgraciado terremoto que asoló Perú, que si las 51 mujeres asesinadas por los cromañones de sus parejas en España en lo que va de año, que si la desaparición de la pequeña Madeleine o que si la caída de las Bolsas en todo el mundo.

¿Qué pasa? ¿Es que no tenemos arreglo?

Los delitos contra los niños o contra las mujeres sólo por la inferioridad física o psicológica si la hubiere, son los más execrables y los que me poducen más asco. Por contra los delitos para satisfacer necesidades básicas de esas mismas personas merecen mi perdón.

Decía un viejito profesor de economía que tuve -alguna vez hablé por aquí de él- que el dinero es cobarde. A la más mínima incertidumbre se retrae y se esconde en lugares refugio. Se ha dado el caso en este agosto caluroso. Lo que no entiendo bien con el panorama que tenemos es cómo no se ha ido a refugiar a otro planeta.

Los norteamericanos de Wall Street, que dicen por ahí que son los que más saben de la cosa, no sé si llaman a lo que ha pasado crack o crunch de las Bolsas. No sé la diferencia. Los norteamericanos tienen nombre para todo y yo no pretendo entenderlo. El caso es que aunque no lo entienda, somos más pobres y las cosas siguen como siempre. Osea mal.

domingo, agosto 05, 2007

Una lección

Agosto es ese mes en el que te parece que hace como cien años que no ves ni siquiera un informativo de la tele ni lees un periódico y, claro, las cosas del mundo parecen importarte casi menos. Pero no, no es así. Te importan lo mismo, eres tú quien con los calores de la canícula estás un poco más autista y apartado de este bochinche que es la vida.

Aún así, no quería pasar la oportunidad de hablar en mi blog de la selección de fútbol de Irak y de la lección que nos han dado al mundo entero. Sobretodo a algunos que parece no quieren enterarse.

El domingo pasado, tras ganar al equipo de Arabia Saudí, el equipo iraquí se proclamaba campeón de la Copa de Asia de fútbol.

Sí, ya sé. La cosa no es un campeonato Mundial ni la Champions o la Libertadores, ni siquiera los presupuestos de esa selección se parecen a los del Real Madrid, Barça o Milan. Pero lo que no me cabe duda es que han sido una lección de convivencia para todo el mundo. Más aún, teniendo en cuenta la situación en la que vive el país.

Lo que no han logrado ni lograrán los violentos durante años con sus bombas, lo ha logrado un equipo multiétnico de 11 con más voluntad que medios. Chiíes, Suníes y Kurdos vecían unidos. En el minuto 71 el capitán suní Yunis Mahmud, tras un pase del kurdo Hawar Mohamed, metía el golazo de la victoria.

Os felicito.

sábado, julio 21, 2007

Mi rincón favorito

A veces me gusta retirarme a pensar sobre algo y vestirme con la tranquilidad que ofrece este lugar. Es mi rincón preferido de Madrid. Y, claro, en Madrid, donde el mar o los acantilados son imposibles; hay que aprender también a naufragar entre ladrillos.


Los viejos marineros dicen del mar que es algo que aunque mires hacia el mismo lugar siempre es distinto, porque cambia a cada segundo. Ahora digo yo que los rincones del viejo Madrid cuando piensas en ellos y los observas detenidamente, los ves siempre distintos. Piensas en las personas que pasaron por allí hace siglos, en los problemas de sus épocas o en sus vidas.

Mi rincón favorito de la ciudad es la Plaza de la Encarnación, donde está el Convento de la Encarnación. Un monasterio fundado en 1611 por Felipe III para su mujer, Margarita de Austria.

En una ciudad moderna, donde las prisas mandan; ya dije, en pleno centro está mi rincón predilecto.

viernes, julio 13, 2007

Aquí mi primo Yamamoto

Que los japoneses son muy suyos para sus cositas es algo dicho aquí alguna vez y que, por supuesto, ni voy a juzgarlo ni debo hacerlo. No soy nadie.

La cosa va hoy de que esta mañana he leído que en Japón hay una persona tan rumbosa él como para ir dejando por ahí, preferentemente en baños públicos, sobrecitos con una carta y 10.000 yenes. Osea 60 eurazos, 10.000 vetustas pesetazas u 80 dólares.


La cosa no es para dar botes de alegría ni para ponerse a tirar cohetes de emoción; pero no está nada mal. Encontrar los yenes esos supongo que dará para tomarse unas cervecitas con los amigos por una taberna de Tokyo o Nagasaki. Que digo yo que en Tokyo o por allí también habrá donde ir a llorar con los amigotes el vino cabezón de las tabernas. Seguro.

Desde el pasado 9 de abril el ingenioso y espléndido señor ha dejado ya unos cuatro millones de yenes con las cartitas por todo el sur del país. En éstas siempre acaba con la misma expresión: "sé feliz". Se ve que el filántropo en cuestión es buena gente.

Lo que más me llama la atención no es que haya alguien en esta vida tan metalizada, del tanto tienes tanto vales -qué asco-, regalando dinero a la diestra y a la siniestra; sino que 425 sobres ya han sido devueltos a las autoridades para devolvérselos a su dueño.

Ya dije, estos japos son muy suyos para sus cosas.

sábado, julio 07, 2007

Cada vez esto está mejor

Desde mi última entrada estoy más convencido que vivimos un mundo de locos, y que esta locura cada vez es más apresurada y frenética.

Primero supe que el Lago de los Témpanos del sur chileno había desaparecido. Decían entonces los expertos que es consecuencia del cambio climático y que, según parece, nadie toma medidas serias. A los dos días me enteré que el lago había comenzado a llenarse. Dicen que la naturaleza es sabia.

Los mapuches, que son los hombres que habitaron desde siempre estas tierras, creen que este lago es mágico y dicen que el alma de quien lo habitó alguna vez, se quedará siempre en él. Yo no sé si esto será verdad, pero lo que no me cabe duda es que las cosas cuanto menos humanas más mágicas.

Un día supe de los atentados fallidos de Londres y del realizado en el aeropuerto de Glasgow. La policia habla de endurecer más todavía las políticas antiinmigración e investiga la "trama sanitaria" porque los malos trabajan en la sanidad británica. De locos. Viajar en avión se está convirtiendo en algo insufrible para la gente que no vamos por ahí haciendo cosas raras. Afortunadamente la mayoría.

Unos días después me entero que el Gobierno de Zapatero da 2.500 €uros a las madres que tengan un hijo en España. La medida me recuerda al salvavidas que hay en la piscina; me obligan a tenerlo pero no salva a nadie. Ese dinero se lo gastan las mamás el primer año entre pañales y biberones. Pero ha venido este señor con la limosna como si viniera a matar a un muerto. En vez de facilitar el acceso a las guarderías, facilitar que la madres se reincorporen a las empresas tras la maternidad, reducir a las familias la carga fiscal, etc.

Hoy me entero que dos niñas norteamericanas de 10 y 12 años han secuestrado a un bebé de 1 por un rescate de 200.000 dólares. Claro, la cosa afortunadamente no ha durado mucho, como es lógico.

De todas formas yo apoyo las decisiones de estos gobernantes tan listos, cada vez esto está mejor. A la vista está.

Y si tienen que quitar el clima para que no haya "Cambio Climático" yo les apoyaré. Y si tienen que quitar los países para que no haya terrorismo internacional yo estaré con ellos. Y digo más, si tienen que quitar todos los aviones para que no puedan atentar en los aeropuertos o si tienen que quitar a todos los niños para que no los secuestren... Zapatero se va a ahorrar un pastizal...

Cada vez esta vida está más loca...

miércoles, junio 27, 2007

El inhibidor del ministro

El otro día seis jóvenes soldados del ejército español, tres españoles y tres colombianos, casi adolescentes, morían en brutal atentado con coche bomba en Líbano. Y la vida les resbalaba al paso del BMR que los transportaba, justo cuando explotaba una bomba a distancia.


Los BMR son esa cosa con ruedas que aunque tan blindada, tan carísima y tan equipada no sabe preservar al 100% las vidas de sus esforzados ocupantes. Será que al final, la vida, la de todos nosotros, es tan frágil que sólo Dios es quien la decide, a pesar de que le pongamos blindajes y más blindajes.

Decía que el resultado de ese atentado se podría haber evitado. Tan sólo con instalar en el vehículo BMR un inhibidor de frecuencias, que es un aparatito que evita que funcionen los mandos a distancia. La cosa sólo cuesta 30.000 €uros. Cantidad, aunque nada despreciable, casi insignificante sobre el coste total del vehículo BMR y más que despreciable si es para proteger a personas en zonas de alto riesgo.

Más cuando cualquier politicucho de medio pelo se pasea por Madrid en coches oficiales que sí los llevan. Dejándonos a los demás a su paso con los teléfonos sin cobertura o los sistemas electrónicos a distancia de nuestros coches fuera de uso.

Estoy harto de que vayan un día de navidad a Kosovo, Afganistán, Bagdad o Líbano con el casco y la botas puestas a hacerse una foto. Como si ellos en una mañana supieran de veras lo que es una guerra, un muerto tirado en la cuneta de una carretera, una tienda desavastecida durante meses mientras tu hijo te pide leche o un periodista muerto por una bala perdida que rebotó en la pared... A eso simplemente lo llaman "daños colaterales". Y se quedan tan contentos.

Estoy harto de que nos digan que las Fuerzas Armadas van en misión de paz. El ejército no es una ONG. Acude a zonas de guerra, en conflicto, porque creemos que nuestro sistema de vida es el menos malo y lo defendemos a traves de él, creemos firmemente en la libertad del individuo, de la mujer, de los niños; creemos en la libertad cultural, en el derecho a informar y ser informado, en la libertad religiosa o sexual.... En fin, creemos en la DEMOCRACIA, otros no.

Gracias muchachos por dejaros la piel en ello y los otros que sigan apoltronados en sus coches oficiales. Ellos sí que son daños colaterales...

sábado, junio 23, 2007

Un autito blanco


Siempre he dicho que dedicar tiempo al blog es inversamente proporcional al tiempo que hace ahí fuera. "A más sol, menos tiempo dedicado a tu blog." Con esto quiere uno decir que entró el sol de verano por la ventana, como entraron las nubes en invierno, y se está más a otras cosas y a otras personas que a dedicar unos minutos a escribir en tu bitácora.

Si a eso le añades un periodo de sequía creativa el resultado es muy malo. Por eso al leer el post de Mardevientos (Un autito rojo), me he tomado la libertad de escribir también sobre mi primer coche.

Era un Ford Fiesta, pero a mí me supo a Maybach -mi marca preferida-. También de segunda mano como el autito rojo de Marcela, y mecánica diesel. Ya se sabe, en tiempos de estudiante se tiene poco dinero para gasolina.

Hoy, claro, los tiempos han traído nuevas situaciones, nuevas personas y nuevas necesidades; pero el recuerdo y la ilusión por aquel primer coche siempre me acompañará.

viernes, junio 08, 2007

Ni mejor ni peor


Viendo ayer entre unos viejos álbumes de fotos apareció de entre el olvido ésta. Corrían entonces aquellos años alocados y adolescentes. Hace más de 20.
Entonces no habían teléfonos móviles ni blogs ni cámaras digitales y, ya veo, los camiones eran muy cuadrados; ¡qué feos!
Me dio con unos amigos por recorrer España para experimentar si podíamos valernos por nosotros mismos durante una vacaciones de colegio. Y pudimos.
Recuerdo de aquel viaje haber ayudado en un bar de un pueblo para ir saliendo adelante, recuerdo al principio dormir en la calle. Cuando conseguimos una pensión con cama y colchón, ¡qué lujo!, recuerdo una habitación llena de moscas en la tardes manchegas. Y mil mosquitos zumbando mi oídos en las noches de verano, hasta el punto de pasarlas en vela.
Nos construíamos un paraiso que, aún hoy 20 después, sigue en obras. Pero eso es ser adolescente. Y si en mi vida hubieran pasado otras cosas no hubiese sido ni mejor ni peor, simplemente no hubiera sido mi vida. No cambio nada y ¿tú?

sábado, mayo 26, 2007

Las tres historias



Los últimos martes de cada mes tengo que hablar en público desde hace años; es una cosa a la que no me acostumbro. Me altero por dentro, me pongo nervioso; como una pila. Ya creo que no me acostumbraré jamás.

Lo tengo asumido. Los que saben de la cosa dicen que lo peor son los primeros cincuentaicinco años, luego ya te acostumbras y es más fácil.

Así que ya sólo me faltan cuarentainueve para hacerlo más tranquilo y como algo rutinario. ¡Qué alivio!

El asunto de hoy es que, aunque algo tarde, he tenido la suerte de ver en Google el discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford el año 2006. Los alumnos de Stanford son todos listos listísimos con gafas, gorrito, toga y todo eso. El señor Jobs es todavía mucho más listo y por tanto debe llevar las gafas más gordas. El discurso es una lección de Vida, de profesión y de aspiraciones.

Los norteamericanos, ya se sabe, son muy norteamericanos ellos y hacen unas aperturas de curso o graduaciones muy universitarias y muy festivas a poder ser. Vamos, no entiendo cómo en España no se hacen las graduaciones con los alumnos vestidos de toreros y con la montera sobre las cabezas. Ah, claro, y los más gorditos vestidos de picador.

Bueno, que me desvío del tema.

El vídeo del que hablo está traducido, me parece un discurso excepcional. Aunque dura diez minutos merece la pena verlo hasta el final: Discurso de S. Jobs (Universidad de Stanford).
Cada historia es mejor y más rica que la anterior.

Está claro, dentro de unos años espero hablar como él en público.



P.D. Steve Jobs fue el creador de Apple junto a un amigo en su garaje. En tan solo 10 años la convierte en una empresa de 4.000 empleados y conocida en todo el mundo.

sábado, mayo 19, 2007

* Si quieres deja aquí tu comentario al post "El mogataz". No sé por qué no dejó la opción.
Gracias.

El mogataz


Recibo el encargo de Humberto desde México, de escribir la página 123 del libro que estoy leyendo estos días. Éste es Corsarios de Levante de Arturo Pérez-Reverte.
De él puedo decir que fue reportero de guerra; ahora escritor, Académico de la R. A. E. y de mis favoritos. Si se quiere aprender léxico y tener fluidez de vocabulario es uno de mis imprecindibles.

Sobre la novela diré que pertenece a la serie del capitán Alatriste y se desarrolla en aquella España convulsa e imperial. Donde no se ponía nunca el sol. El Mar Mediterráneo y aquella etapa de la Historia que empezó a finales del XV son dos de mis grandes pasiones ocultas.

Por supuesto no me parece bien mucho de lo que hicimos los españoles en aquella época; pero gracias a aquellos, buenos o no, hoy hablamos la lengua más rica por todo el mundo, entre otras cosas. Los hombres -todos, sin excepción- siempre son lo que son, y casi nunca lo que desearían ser. Por ello me merecen mucho respeto aquellas gestas de hombres que se dejaron la sangre y la vida por construir una nación.
En palabras del viejo capitán: "Contaré que el diablo no tiene color ni nación, ni bandera; y cómo, para crear el infierno en el mar o en la tierra, no eran menester más que un español y el filo de una espada. En eso, como casi en todo, mejor nos habría ido haciendo lo que otros, más atentos a la prosperidad que a la reputación, abriéndonos al mundo que habíamos descubierto y ensanchado, en vez de enrocarnos en las sotanas de los confesores reales, los privilegios de sangre, la poca afición al trabajo, la cruz y la espada, mientras se nos pudrían la inteligencia, la patria y el alma. Pero nadie nos permitió elegir. Al menos, para pasmo de la Historia, supimos cobrárselo caro al mundo, acuchillándolo hasta que no quedamos uno en pie. Dirán vuestras mercedes que ése es magro consuelo, y tienen razón. Pero nos limitábamos a hacer nuestro oficio sin entender de gobiernos, filosofías ni teologías. Pardiez. Éramos soldados." Nadie mejor que él para explicarlo.
Mi respeto a aquellos hombres que murieron, unos por defender lo que legítimamente era suyo y otros por querer construir un nuevo Mundo. En América, Flandes, Filipinas, en tierras de Italia o a lo largo del Mediterráneo...
Bueno, que me enrollo; al lío que me encomendó Humberto:


Capítulo EL MOGATAZ, página 123.



mar, que con la cabeza al sereno dejaban congestión o sor-
dera. Sin contar las bascas del estómago con mal tiempo, la
furia de los temporales y los peligros de la guerra, combatiendo
sobre frágiles tablas que se movían bajo los pies amenazan-
do arrojarte al mar a cada instante. Y todo eso, en compañía
de galeotes que eran la peor cofradía posible: esclavos, here-
jes, sentenciados, falsarios, azotados, testimonieros, renega-
dos, fulleros, perjuros, rufianes, salteadores, acuchilladizos,
adúlteros, blasfemos, asesinos y ladrones, que nunca dejaban
pasar de largo unos dados o una grasienta baraja. Sin que los
marineros o soldados fuesen mejores, pues cada vez que
bajaban a tierra –en Orán habían tenido que ahorcar a uno
para dar escarmiento-, no había gallinero que no asolaran,
huerta que no yermaran, vino que no traspusieran, comida
y ropa que no alzasen, mujer que no gozaran, ni villano al
que no vejaran o acuchillasen. Que la galera, rezaba el anti-
guo refrán, dela Dios a quien la quiera.

- ¿De verdad crees que valdrá para soldado?
Copons seguía mirando al moro Gurriato, y Alatriste tam-
bién. Éste hizo un ademán indiferente.

- Él sabrá. De momento conoce mundo, como quería.
El aragonés señaló despectivo la cámara de boga y luego
se tocó la nariz con gesto elocuente. De no ser por el viento
que hinchaba las velas, el hedor de la gente hacinada entre
remos, rollos de cabo y fardos, unido al que subía de la sen-
tina, habría sido pesado de respirar.

- Exageras con lo de conocer mundo, Diego.
- Todo se andará.



Corsarios de Levante (Arturo Pérez-Reverte)
Editorial Alfaguara
ISBN: 84-204-7101-1

viernes, mayo 11, 2007

La celebración del lienzo


No sé si es el cuadro de Picasso el que debe estar de enhorabuena por estar expuesto en el MoMA de Nueva York o es el MoMA el que debe estarlo por exhibir tal cuadro. Pero el caso es que "Las señoritas de Aviñón" (1907) cumple cien años.

Los que saben de la cosa dicen que significó el comienzo de la época negra del cubismo en el autor o que es una de las piezas claves en el neoyorquino museo. Pero a mí nunca me atrajo. Ningún -ismo moderno lo ha hecho.

Quizás sea porque desde el colegio, que es donde se aprende a saber valorar el arte, siempre llegábamos al siglo XX a final de curso. Mal y tarde, como de puntillas y rápido. Yo que era mal estudiante no me metía en ello a fondo, porque casi nunca caía en los exámenes.

Aún así me sumo a la celebración del centenario del lienzo de los cinco medios cuerpos femeninos y las caras imposibles. Ahora, que las señoritas esas deben estar ya muy mayores. Si de jovencitas ya no eran muy guapas cómo serán ahora ...

sábado, mayo 05, 2007

Mi extraño Madrid (2)


Como mañana se celebra en España el Día de la Madre, aunque es sábado, salí esta mañana temprano a unos Grandes Almacenes para comprar un pequeño obsequio a la mía. Siempre he pensado que esas celebraciones se las han inventado los comercios para vender más, pero no es plan ponerse a discutir sobre la cosa y mucho menos no demostrarle a la mía que es una persona ejemplar.

Al salir de casa he visto a una señora embarazada tirando de dos niños de la mano y de otros dos en un carrito. Eso sí, todos igual vestidos de gris y rojo. Un señor gordo paseando uno de esos perros flaquísimos y estilizados.

Un ciego con su bastón blanco hacía cola en la puerta de un cine para comprar la entrada y ver la película en la tarde. En la misma Gran Vía a un hombre cojo, con un solo pie, le limpiaba afanosamente el zapato un viejo limpiabotas. Mientras el policia guiaba el tráfico en el cruce de la calle Alcalá con una sonrisa y sin poner multas a los que apuran el semáforo en rojo.

Frente al hotel Ritz dormían dos mendigos envueltos en una sucia manta y sin más compañía que un sobado cartón en el que pedían limosna. Al otro lado la Bolsa de Madrid con el índice Ibex por las nubes.

Al llegar a la librería de los Grandes Almacenes dos inglesas, pechugonas y muy tostadas por el sol español, pasaban de largo frente a una oferta de libros de Shakespeare y pedían en un español infernal a la dependienta El Quijote de Cervantes. Dos ancianos de 80 o más pagaban en caja un cd de Shakira. Y yo le compré El Perfume a mi madre. Espero que le guste y se lo lea en dos días, como hace con todos.

sábado, abril 28, 2007

Vicente Ferrer


La diferencia entre ser una buena persona y una persona buena es una cuestión de lejanías. Sí, no es lo mismo; hay personas que logran ser ambas cosas a la vez. Una de ellas es Vicente Ferrer, en estos días su Fundación celebra diez años.

Digo de lejanías porque decimos que alguien es una buena persona cuando no sabemos exactamente lo que hace, pero sí que es una persona buena de sentimientos en su apariencia y en su trato con los demás.

Supongo que todos estamos en estas. Intentando cada mañana que nos levantamos ser mejores personas y hacer más felices a los que nos rodean.

Por ello no creo en la distancia entre las religiones. Todas, bien entendidas y de diferentes maneras persiguen lo mismo: hacernos mejores personas. Tampoco creo en que hayamos venido al mundo a disfrutar al máximo, -carpe diem- porque el tiempo pasa y corre. No, está bien claro, hemos venido a hacerle la vida más grata a quienes nos rodean. A hacerle la vida más fácil a los demás.

Quienes lo logran, es muy difícil, se convierten en personas buenas. En la cercanía compruebas lo que hacen, para quién y cómo lo hacen. Por sus hechos los reconoceréis dicen por ahí.

Vicente Ferrer es uno de ellos. Felicidades.

miércoles, abril 18, 2007

S.O.S.


La Tierra se calienta. Los hielos se derriten. Y no es ciencia ficción.El clima está cambiando aceleradamente por culpa del ser humano.


Los efectos, ya irreversibles, pueden ser devastadores si no pasamos a la acción.

*Más información. EL MUNDO.ES

sábado, abril 14, 2007

Como anillo al dedo

El Banco Mundial es esa Institución formada por los países más poderosos del planeta para ayudar a los más pobres. Así reza en su página web. Pero, claro, se ve que las tardes de los viernes los pobres tienen menos necesidades y los funcionarios ya no trabajan hasta el lunes.

El asunto tiene miga, pero no es lo de hoy.

El caso es que los funcionarios, tan sufridos y trabajadores ellos, se han rebelado contra el presidente de la cosa, Paul Wolfowitz. Entre otras lindezas este señor, que llegó a la presidencia hace dos años, ha tenido que ver cómo seis vicepresidentes presentaban la dimisión, cómo ante medio mundo cuando entraba en una mezquita de Turquía, mostró dos agujeros impresentables en sus calcetines y ha subido él solito el sueldo a casi 200.000 dólares (7.000 más que el sueldo de Condoleezza Rice) a su novia, también funcionaria del Banco Mundial, Shaha Alí Riza.

Pienso que si los agujeros de los calcetines de hace días fueran en solidaridad de aquellos por quienes trabaja no me parecería tan mal. Pero visto lo que nos ha traído el tiempo y sus caminos en estos dos años, este señor lo que es no quiero ni decirlo aquí. Peor deben oler.

Los que usamos para comunicarnos el idioma español tenemos otra muestra de que nuestra lengua no es equivocada; es riquísima y sabia. Si castellanizamos su apellido le queda como anillo al dedo. Golfovich.

domingo, abril 08, 2007

Yamamoto y su vaca


Kobe es una ciudad portuaria japonesa al sur del país. De ella sé poco más, y que hubo hace unos años un enorme terremoto. Bueno, enorme diríamos aquí, que la mayoría de nosotros nunca hemos vivido uno. Pero para los japoneses, tan acostumbrados y bien enseñados, quizás les pareció algo casi habitual. Que los japos son muy suyos para sus cositas. Claro.

Bueno, ahora sé algo más de Kobe y es el asunto de hoy.

El otro día, antes de las vacaciones de Semana Santa, cenamos en un restaurante de Madrid. Era la despedida previa a las vacaciones y no podía faltar. Cuando el camarero nos trae la carta para que eligiéramos qué queríamos cenar, veo que una simple hamburguesa cuesta 85 €uros. Impuestos aparte, por supuesto. O sea que la cosa se te pone en casi 100 €uros. Para quienes no saben mucho de euros diré que hablamos de alrededor de 130 dólares la hamburguesa.

Cuando vino el camarero a tomarnos nota, le pregunté sobre la hamburguesa. Claro. Y me dijo que la carne era buey de Kobe, que si no sabía a qué huelen los campos allí y a qué saben las primaveras. O sea, me sonó a musica celestial de violinillos y trompetillas.

La cosa es que allí, nos dijo, para que la carne sea más tierna y jugosa le dan a la vaca todos los días un masaje y una cerveza. O sea, me imagino a Yamamoto dándole masajes y cervecitas a su vaca, mientras medio mundo no tiene lo mínimo para vivir. Absurdo. Absurdo él y más absurdo los que pagan por ello.

Y yo que nunca he sido mucho de comer hamburguesas, me negué en rotundo a pedir una. Ya dije, los japos son muy suyos.

jueves, marzo 29, 2007

¡Qué lástima!


La otra noche viendo el Informativo de televisión pensaba sobre lo difícil que debe ser hacerse político.

En primer lugar hay que aprender a contestar las preguntas dando todos los rodeos posibles y desviando el tema hacia donde queremos. Si tu partido político ha hecho algo en Educación y te preguntan sobre Inmigración deberás responder: "La inmigración ordenada es muy positiva para el país y para el inmigrante, pero deberá empezarse por ofrecerle una Educación adecuada y eficaz, que será muy beneficiosa para él y sus familiares..."

También deberás aprender a no decir absolutamente nada en el mayor número de palabras posible. Si es en un mitin público mejor. "El ciudadano y la ciudadana es variopinto o variopinta, multicolor o multicolora en sus más estrictas manifestaciones psicosomáticas y pseudocomplejas". Y a medida que vas acabando la frase es crucial que vayas elevando el tono para arrancar multitud de aplausos. Claro, la gente que acude a esos actos aplaude lo que le echen y se tragan lo que les cuenten.

Vamos, que si el político en el mitin les dice: "Hoy me he lavado la cabeza, -va elevando el tono mientras levanta un dedo- y NO TENGO CASPA". Y la multitud se pone a aplaudir enfervorizada, como poseída. "SÍ, AMIGOS, NO TENGO CASPA". Clapclapclap... '¡Bravo! ¡Bravo!...

Es necesario también aprender a decir cosas absurdas y lo que es peor, creérselas: "Vamos a enviar al ejército en misión de paz". Pero eso quién se lo cree. Si quieres paz enviarás a las Hermanitas de la Caridad, no al ejército armado hasta los dientes. Vamos, digo yo.

Por supuesto, también hay que recitar cosas obvias en un tono muy solemne: "Para alcanzar la paz hay que abandonar la violencia..." Y el público entregado rompe en aplausos como si estuviera en la última gira de U2 y Bush se hubiera jubilado ayer por la tarde.

Pero o pera lo que me resulta más irritante o irritanta es esa manía o manío de hablarnos o hablarnas como si fuéramos tontos o tontas. ¿Es que no saben que cuando se dice ciudadanos o españoles o seres humanos o pajarillos del bosque o pececillos de colores... se refiere uno a todos sin excepción, sin distinción de géneros? Eso sí es igualdad, y no lo otro.

Si encima tienes que aprender inglés -ver el post de Mardevientos "Pliz, visit Itali", es genial-, no doy la talla para ser político. Mi coeficiente intelectual no es suficiente para la cosa.

viernes, marzo 23, 2007

El humo de la 5ª



Hace algo más de un año se prohibió fumar en la oficina. Claro, ante la insistencia de los fumadores y el malestar creado, se decidió abrir la terraza de la quinta planta para que quien lo necesitase subiera a fumarse un cigarrito. Eso sí, con la condición de que fuera como máximo, uno cada hora y media. La medida fue bien acogida y unánime.

De vez en cuando subo a la terraza de la 5ª, no porque sea fumador, sino a hablar con los compañeros y ver cómo es la salud de la Fundación. Sí, trabajo en una Fundación. Me encanta.

En esos corrillos de compañeros charlando, entre caladas y tras el humo de cien marlboros, se aprende más del orden de la empresa que entre las líneas de mil informes cuadriculados y espesos.

Cada vez sube menos gente. Terapias, parches, acupunturas y mucha fuerza de voluntad están haciendo que cada vez la terraza esté más deshabitada de almas. Pero la costumbre de subir a la terraza está muy bien. Se trabaja mejor.

Y ya han dejado de subir el grupo de secretarias que, entre risas, hablaba de sus niños, de sus maridos o del auxiliar nuevo, que va luego a hacer pesas al gimnasio; el hombre gris que nunca hablaba de nada, gris él, gris su traje y gris su corbata; el de contabilidad, que siempre estaba con sus números y que si dos más dos son cuatro; el informático, que no sólo te contaba el problema del servidor de la empresa, sino algo peor, intentaba que lo entendieras. Sí, sí, claro, le decías y el grupito de Recursos Humanos que siempre estaba con el fútbol a cuestas, los chistes verdes, el pecho de Elsa Pataky o de la otra.

Llegó la primavera, como llegará el otoño y navidad; aunque cada vez se fume menos, yo quiero seguir subiendo a la 5ª y que me cuenten las necesidades de la Fundación, el último chiste de Bush, lo mal que estuvo el Real Madrid o que las chicas sigan hablando entre ellas de lo bien que está José, el nuevo.

sábado, marzo 17, 2007

La tarjeta Visa


Ayer anunciaba el gobierno chino el reconocimiento de la propiedad privada. Esto se puede leer de muchas formas, se interpretará de cien mil maneras; pero supone indudablemente el reconocimiento de un sistema económico. El capitalismo ha triunfado. Esto tampoco quiere decir que sea automático, sino será con especialidades.

Creo firmemente que no es el modelo económico mejor pero sí el menos malo. Aunque lo que no entiendo es que desde los fenicios, pueblo comerciante de la Antigüedad que estudiábamos en el cole, no hayamos podido cambiar las desigualdades cada vez mayores entre unos y otros, y a día de hoy, sólo 400 familias posean el 50% de la riqueza del planeta.

Nunca he sido una persona caprichosa ni consumista, como cada vez más lo es la sociedad neoliberal. No me gusta. No. Por eso espero que pasen muchos, muchos años para ver a 1.500 millones de chinos quemando la Visa o la American Express en las Rebajas del chino de la esquina y comprando cosas absurdas que jamás utilizarán.

sábado, marzo 03, 2007

La puntería


La historia de amor entre Susan y Patrick, dos jóvenes alemanes, aparente-
mente es normal. La cosa se complica cuando se añade que son hermanos. Pero aún más cuando lees que tienen 4 hijos. Buf.

Es verdad que en la Europa de los 27 ya no existe el delito de incesto siempre que en la pareja sean adultos y libres. Como es el caso. Hay dos excepciones en Europa: en Italia es punible el incesto si fuera un escándalo público y en Alemania donde no podrán ni vivir juntos ni mantener relaciones sexuales.

Motivos morales, médicos y de sentido común me llevan a estar en contra de esta ensalada de familia. Otros dirán que para los primeros griegos y romanos el incesto era una práctica aceptada y lo verán como algo normal. Vamos, que te dicen que alguien se ha enamorado de un pato y habrá gente que lo verá normal. Con la gripe aviar que hay...

Vivan en Alemania o no, la cosa un tantín rarita sí que es. Pero si además estos señores viven en el único país europeo en que se castiga ese asunto la cosa además de demencial es de mala punteria.
Vaya ojo tienes, Patrick...
.
.
Nota aclaratoria: La foto no tiene nada que ver con el post; pero evidentemente el tema de hoy es difícil ilustrarlo.

viernes, febrero 23, 2007

Esos ojos negros


Estuve ayer con una de esas personas que hablan más con los ojos y callan más con los labios. Porque los ojos y la mirada de las personas nunca dicen mentiras. Salen directas del corazón. Y entre cafés, a sorbos, me dijo que no le había contestado la cadena o meme que me mandó.

No me regañó o sí, o no sé; pero seguro que lo hizo suave, dándome libertad para hacerlo y de esa forma que sólo lo saben hacer las mujeres. En mi descargo puedo decir que llevo unos días desconectado de la cosa esta de los blogs.

Por cierto, esa palabra meme no sé de dónde ha salido. No la había oído en mi vida hasta que llegué aquí. Y, aunque no soy muy de contestar este tipo de cadenas, no quiero defraudar a aquella mirada de risas y cafés.

Aquí va:

1. ¿Por qué comenzaste a escribir un blog?

Fue un día que volvía de Ibiza de las vacaciones de verano y cogí el periódico. Hablaba de algo de los blogs, del fenómeno de los bloggers; y yo sin saber qué era eso. Yo, que no estoy muy enterado de estas cosas me salió la inquietud periodística e indagué sobre la cosa. Me gustó, y en estas estamos, ya han pasado dos años. Creo.

Mientras lo iba abriendo, improvisadamente, a lo loco, me pidió un título. "En la otra dirección" es el de la canción que estaba oyendo en el Cd en ese instante. La frase que lo abre es una de mis favoritas. Implica generosidad, inteligencia, solidaridad, ayuda... no sé, así me gustaría ser pero, claro, no lo soy. Quizás de mayor...

2. ¿Sobre qué temas escribes? ¿Por qué?

Pues no lo sé. No soy muy regular y siempre es según el tiempo que tenga. Normalmente el tema social está siempre presente y la ironía también. Me gusta hacer de una anécdota, de una simplicidad, una categoría. En mi último post, por ejemplo y del cual no estoy demasiado satisfecho porque es muy ácido, de unas gafas de sol o de una nariz tapada (anécdota) hago una categoría (un tipo de gente superficial).

3. ¿Si la gente dejara de leerte y comentar, seguirías escribiendo?

Sí. Ayer esos ojos negros me dijeron una frase genial. "La escritura me ha buscado a mí, escribía desde pequeñita"; lo mío es distinto. Claro. Ni nunca he sido pequeñita ni escribía en libretas que tenía todas desperdigadas; yo era más ordenadito. Siempre tuve una carpeta con mis escritos. Luego ya vendría Bill Gates y su mierdiwindows y todo este rollo de la Red. O sea, que escribo aquí gracias al señor este tan listo listísimo con gafas de Gates y a que como desde niño nunca supe dibujar me gustaba describir lo que veía.

4. ¿Crees que al escribir un blog se debe seguir algún tipo de ética?

Creo que en la vida, en todo lo que hacemos, se debe seguir un tipo de ética y de moral -la que tengas-. El "todo vale en la vida" es mentira. Aunque algunos pequeñitos mentales lo muestren a diario y quieran engañarnos.

5. ¿Crees que formas parte de una comunidad? ¿Por qué?

No me siento especialmente de una comunidad por mantener un blog. Soy de una comunidad por ser Hombre; por tener carne, hueso y sangre que me corre por la venas. Por tener sentimiento que se enciende por las injusticias. Soy de ésa Comunidad. Afortunadamente.

Escribir el blog es algo secundario que responde a haber nacido en tal o cual país, a vivir con tal o cual facilidad económica, con tal o cual nivel cultural, laboral, familiar, etc. Quizás si hubiera nacido en África, no sabría leer y tendría que andar 6 u 8 kilómetros para tener agua, no podría tener blog. Obvio. Me siento más de la Comunidad de esta persona porque es como yo: Hombre.
Le doy todas las noches gracias a Dios por regalarme ser quien soy. Y por dejarme vivir y hacer.

6. ¿Tienes algún grupo cercano de blogueros con el que te podrías poner de acuerdo para lograr algo?

Nunca me lo han pedido, pero si fuera causa justa lo haría.

Mis amigos cercanos no saben que tengo un blog. Soy una persona muy celosa de mi intimidad y me gusta serlo con la privacidad de los demás. Ayer le debía un cafetito a esos ojos negros neoyorquinos y sí quedé con ellos para vernos y hablar. Ellos fueron quienes me metieron en esto y gustosamente accedí. Me pareció justo.

7. ¿Crees que los blogs van a cambiar/están cambiando algo en la sociedad/mundo político, etc.?

Las cosas las cambian las personas no las cosas. El blog es sólo un Medio de Comunicación, como lo es el teléfono, el telégrafo o el tam tam de Papúa Nueva Guinea. Si el Medio nos hace ser mejores personas, no lo sé; diría que a unos sí y a otros no.

Aunque la calidad humana se adquiere por otras vías como la Educación, la familia, la experiencia vivida, las personas que algún día te cruzaste, etc.. Eso es lo que cambia el Mundo, no los blogs.

8. ¿Qué te gustaría poder hacer dentro de la Red para profundizar lo que haces con el blog y por qué? ¿Podcast/videocast/comunidades/wikis/Redes sociales, etc.?

No sé qué es todo eso. Bueno lo del wiki me suena a la wikipedia y lo del videocast al You tube, pero poco más. Apenas puedo mantener al día mi blog. No se puede decir que yo sea un gran internauta.

Bueno, terminé el encargo. Uf. No creo que nadie termine de leerlo.

Yo de momento, creo que me han despedido de mi trabajo. El próximo post os mandaré el curriculum.

P.D: No le paso a nadie esta cadena, ya hay mucha gente en el paro. Se me ha quedado la cabeza peor que un gallinero sin gallo.
Un saludo a los de Papúa, por dejar referirme a ellos antes.