miércoles, junio 27, 2007

El inhibidor del ministro

El otro día seis jóvenes soldados del ejército español, tres españoles y tres colombianos, casi adolescentes, morían en brutal atentado con coche bomba en Líbano. Y la vida les resbalaba al paso del BMR que los transportaba, justo cuando explotaba una bomba a distancia.


Los BMR son esa cosa con ruedas que aunque tan blindada, tan carísima y tan equipada no sabe preservar al 100% las vidas de sus esforzados ocupantes. Será que al final, la vida, la de todos nosotros, es tan frágil que sólo Dios es quien la decide, a pesar de que le pongamos blindajes y más blindajes.

Decía que el resultado de ese atentado se podría haber evitado. Tan sólo con instalar en el vehículo BMR un inhibidor de frecuencias, que es un aparatito que evita que funcionen los mandos a distancia. La cosa sólo cuesta 30.000 €uros. Cantidad, aunque nada despreciable, casi insignificante sobre el coste total del vehículo BMR y más que despreciable si es para proteger a personas en zonas de alto riesgo.

Más cuando cualquier politicucho de medio pelo se pasea por Madrid en coches oficiales que sí los llevan. Dejándonos a los demás a su paso con los teléfonos sin cobertura o los sistemas electrónicos a distancia de nuestros coches fuera de uso.

Estoy harto de que vayan un día de navidad a Kosovo, Afganistán, Bagdad o Líbano con el casco y la botas puestas a hacerse una foto. Como si ellos en una mañana supieran de veras lo que es una guerra, un muerto tirado en la cuneta de una carretera, una tienda desavastecida durante meses mientras tu hijo te pide leche o un periodista muerto por una bala perdida que rebotó en la pared... A eso simplemente lo llaman "daños colaterales". Y se quedan tan contentos.

Estoy harto de que nos digan que las Fuerzas Armadas van en misión de paz. El ejército no es una ONG. Acude a zonas de guerra, en conflicto, porque creemos que nuestro sistema de vida es el menos malo y lo defendemos a traves de él, creemos firmemente en la libertad del individuo, de la mujer, de los niños; creemos en la libertad cultural, en el derecho a informar y ser informado, en la libertad religiosa o sexual.... En fin, creemos en la DEMOCRACIA, otros no.

Gracias muchachos por dejaros la piel en ello y los otros que sigan apoltronados en sus coches oficiales. Ellos sí que son daños colaterales...

9 comentarios:

Alejandra dijo...

Es que la gente que ocupa los altos cargos habla y habla de protección, justicia, igualdad... pero cuando está la oportunidad de hacer algo concreto, no pasa nada. Soy totalmente escéptica con ellos. Saludos!

Milongas dijo...

Que lejos les parece a los señores ministros las desgracias cuando no les atañen personalmente!! Porque no son sus hijos/as las que están allí, porque hacen propaganda sobre apuntarse al ejército y no se lo consentirían a sus hijos!! Que fácil es hacer demagogia, y por desgracia, que bien se les da.
Yo como tú, también estoy harta.

Lorena Sáez dijo...

Triste el tema del post... siempre mueren los más inocentes, sufren los niños y mujeres, y toman las desiciones las personas a las que no les afecta mas alla de un poco más de dinero en los bolsillos.

Saludos

:D

Bohemia dijo...

que otros hagan la paz mientras yo sólo me hago la foto...Así piensan algunos...

Ya sabemos quienes son los que han perdido...

Besos

La interrogación dijo...

qué asco, por dios qué asco.

Srta. Lee dijo...

Realmente es penoso darse cuenta cómo se ha ido alargando toda la guerra, peor aun, se expande a más países.

No es algo que quisiera vivenciar por cierto. Y estoy segura que muchos de los que mandan a combatir, tampoco lo quisieran.

Acabará algún día?

Un abrazote.

Nacho dijo...

ALEJANDRA: Hombre, yo sí quiero creer que alguno se salva. Pero lo sé, son los menos.

Un saludo.

MILO: Como dice Joaquín "harto de estar harto." Así estamos.

LORENA: ¿Más allá de los bolsillos? ¿Les queda algo más?

BOHE: No sólo sabemos quiénes son los que han perdido, sino que siempre pierden los mismos.

INTE: Por Dios, por Dios....

LEE: A este paso no sé si acabará ella o ella con nosotros.

Besorios.

david santos dijo...

Nacho, my amigo! Para los hombres que mandan 30.000 euros tienen más valor que una vida humana.
Te dijo una cosa: nuestros soldados que no siguen para guerras. Estas que sea los grans a enfrentarla. Qien quer guerra que la enfrente!
Gracias por tu trabajo, es un tema para hacer mucha reflexción.
Tien un buen Domingo.
Yo no día 8 deste mês voy para África. Vuelvo en Octubre.
Voy vivir con niños abandonados.
Gracias por tu amistad.
Hasta siempre.

Sonia Tejada dijo...

Hola Nacho,
¿cómo estás?
Los políticos y sus detalles caramba; tremenda plaga ésa. Que pena lo de los soldados, y pensar que todos los días en muchas partes del mundo se repite la misma escena. ¡Es horrible!

Un abrazo