martes, octubre 09, 2007

El pobre más pobre

El pobre más pobre y triste que he visto en mi vida lo vi hace años en el país rico más rico que existe. En Nueva York. Llevaba unos pantalones hechos con bolsas de plástico y una chaqueta que habría pasado por 20 años de necesidades y otro tanto de manos. La nieve le caía encima mientras la gente pasaba delante de él, sin ni siquiera mirarle; ignorándolo, como si no existiera.

En estos días se recuerda la muerte del Che, me ha venido a la cabeza ese indigente penoso que malvivía en aquella Gran Manzana. Y pienso que el señor aquel que mataron en Bolivia fue sólo eso: un mito.

Para la construcción del mito resulta clave que muriese joven, en 1967 y que luchara hasta la muerte por unos ideales. Pero su muerte un año antes de la primera revolución juvenil que sacudió al mundo, desde La Sorbona a Berkeley, es algo sólo coincidente y que no dependía de él. Que muriese sólo por unos ideales tampoco me parece de ser un mito. Los terroristas suicidas mueren por una causa, su causa, y no me parecen dignos de ser ningún mito.

Han pasado 40 años, no deja de ser irónico, y el mito, como tantos otros, se mantiene sólo en su vertiente capitalista. Que es el vender camisetas, fotografías, ceniceros, tazas o pseudoideologías políticas en nombre de la utopía, los sueños y la dignidad.

Pero el pobre más pobre y triste que he visto en mi vida sigue vagabundeando, olvidado de todo por las calles de Nueva York, como si fuera una Estación perdida que se le pasó hasta a Vivaldi.

Hoy me apeteció hablar de aquel hombre que vi en Nueva York. ¡Qué paradoja!

14 comentarios:

Carly dijo...

ufff...

no puedo decir más...no sé como calificar tu post, si bello, triste, anecdótico o todo a la vez...en fin, me gustó.

Un abrazo

Lorena Sáez dijo...

Y uno hace muchas veces lo mismo.

Cuando camino por el centro de Concepción veo mucha gente pidiendo ayuda, lejos lo que mas me duele es cuando hay niños o bebés, pero me da tal verguenza de no poder ayudarlos de una manera efectiva o porque a veces simplemente no tengo dinero, que solo paso con la mirada baja...

No digo que a todos les pase igual, pero conmigo es asi.

Besorrios!!!

Andrea dijo...

No soporto al che y todo lo que lo rodea. No me banco a la gente fan del che, a los que se hacen los revolucionarios comrpandose un libro o tatuandose o usando su remera.

Hoy por la mañana escuchaba la radio camino al trabajo. La periodista que acompaña a Petti (Roberto Pettinato) hablaba del che y Petti dijo algo que me hizo reir mucho: "el che en un ataque egocentrico se fue a hacerse el revolucionario por sud america pensando que era San Martin"
Me rei mucho. Sentí que alguién usaba las palabras que no me salían.

Besos Nacho

pd: esta navidad buscaré indigentes por NY, gracias a mi trabajo, al capitalismo y no a los che revolcuionarios ;)

Naty Lepe dijo...

No creo que el sueño bolivariano que tenia el che sea un ataque de ego, todos los sueños que vayan en pro de otros me parece digno de ser reconocido, sin embargo los tiempos han cambiado y claro, el egocentrismo y la ambicion de poder de ciertas personas ha tergiversado las ideas originales.
Yo por ejemplo alucino con la idea de tatuarme el cultrun mapuche, y no por que me crea mapuche, sino por reconocer con orgullo mis origenes...

Yo tmbn quisiera un mundo sin pobreza, pero eso suena tan quimerico como el mito de la paz mundial, o el mismo sueño de un pais sin ricos ni pobres...
a todos nos hace falta un espiritu medio che guevara, hoy vemos las noticias y vemos como explotan o humillan a los campesinos, obreros, mineros, pobrez y a nosotros los latinos nos miran como sudacas y no hacemos nada por esta gente...es más facil y comodo pasar por al lado de estas situaciones que actuar por querer cambiar las cosas...


No es malo soñar con un mundo mejor, debemos colgarnos de alguna esperanza y evitar volvernos terrenales, porque con los pies en la tierra nuestros zapatos (y mente) se ensucian mas...

La interrogación dijo...

¿Se puede ser un mito político pacificador y haber matado a mucha gente?
Lo pensaré algún día de estos en mi blog.

Alejandra dijo...

Hola Nacho
Concuerdo contigo en lo del Che, no me gusta, creo que está sobrevalorado. Eso de tenerlo en la ropa y los jockeys... es mucho.
Pobres siempre habrá, lo que me sorprende es que ya estamos acostumbrados a verlos como parte del paisaje...
Saludos

Nacho dijo...

CARLY: Uf. Por lo menos te gustó.

Besote.

LORE: Con la mirada baja nunca. Nunca.

Hay que observar y luego reflexionar todo lo que vemos.

Apartar la vista es siempre de cobardes. Un besote.

ANDREA: Muy bueno tu comentario.

Besorrios.

NATY: Bueno, lo del ataque de ego es una forma de decir algo sarcasticamente. Lo que pasa es que al final el hombre es lo que es, y nunca lo que desearía ser.

Los briógrafos del Che, hasta los que ahondan más en su vertiente idealista, reflejan una personalidad dominada por el odio hacia el adversario, alguien quien no dudó en ordenar asesinatos en masa (Fusilamientos de La Cabaña por ejemplo), favorable a lanzar los misiles nucleares contra EEUU (1962) o que tuvo 0 en cualquier actividad política.

El Hombre al final es lo que es. ¿Mito?
Besote.
INTE: Buen tema para un post. Eres observadora.

Besorrios.

angela.bustamante dijo...

ayer veía por TV un documental que se llamaba SANTOCHE y era la relación del CHE con la Fé de pueblos como Pucará y Villa Grande para con el Che.

Qué raro el primer revolucionario ateo que se relaciona con cuestiones de Dios, pero en fin. Punto aparte es pensar que el che sigue vivo a pesar de su muerte y sus asesinos, muertos y olvidados.

Esa es la revolución la permanencia en el pueblo aunque a veces se disfrace de merchandising

Nacho dijo...

ALE: Tenemos tantas cosas sobrevaloradas...

Besote.

ANGIE: Nunca he visto ese punto de vista; desde la fe.

Si esa es la Revolución -el mechandising-. Qué pena de revolución hice, diría al levantar la cabeza.

Un beso.

Lilith dijo...

no mucho del Che
la verdad nunca me he metido taaaaaanto en el tema, más uqe era un revolucionario y en las poleras

sin embargo me gusto el post
:)

mil besos*

Verónica Reyes Serra dijo...

Es complejo el tema de los ideales. No sé, a veces se confunden y mezclan con las utopías, y para mí al menos son dos cosas diferentes.

Hay gente que sigue al Che. También hay algunos que no tienen idea quién fue y se ponen una polera con su cara. Hasta fue una moda.

En fin.

Un beso, Nacho.

Checho J. Fry dijo...

El CHE es moda nada mas,los extremistas son venerados por sus seguidores ( cuanto payaso aquí en Chile no andaba con una polera de Osama) y bueno el pobre vagabundo , que en momentos se párese al che en la selva o a Osama arrancando de las tropas Imperiales (asiendo alusión de que EEUU se compara con la antigua ROMA) que queda para el la imagen que viste y la imagen que vemos de tantos otros , al que le damos una moneda , al que se refugia del frió, a ese que nadie sabe como llego ahí pero que nadie se preocupa de resolver su situación un día converse con un vagabundo y a el le gustaba vagabundearse con su mochila viajaba a todos lados, tal vez ahí esta la respuesta, la influencia propia y la del medio, el Che vivió así por un ideal político , Osama vive ( o vivió no se sabe) así por su creencias religiosas quizás el vagabundo viva así por una opción o una idea distinta del mundo así y todo los tres fueron motivados a terminar así , uno muerto , el otro escapando y el tercero invisible a nutras miradas u olvidado marginado o auto-marginado por la sociedad, SALUDOS Y TE SIGO LEYENDO

mixtu dijo...

pobres...
hoy hay nuevos pobres, que quedaran sin trabajo, non tienen dinero para pagar la casa...
ché... siempre

abrazo europeo

El Analista dijo...

Dicotomias, el Che no era un santo ni mucho menos, ha sido visceral en sus decisiones y liquido mucha gente, pero bueno. La pobreza, que decir, solo mirar al costado y encontrarla, o notar como se me acerca acechando no tan silenciosa.