miércoles, octubre 03, 2007

La revisión anual

No logro entender cómo el español Fernando Alonso ha ganado dos veces el título mundial de Fórmula 1. Mucho menos cómo sus mecánicos en 7 segundos son capaces de cambiarle las 4 ruedas, llenarle el depósito de combustible y, de paso como cortesía, limpiarle la visera del casco. No. Los que vivimos en España sabemos que eso es imposible.

En España llevar el coche al taller supone quedarte unos cuantos días sin él y unos cuantos más sin dinero. Hoy, para mi desgracia, tuve que dejarlo allí para hacerle la maldita revisión anual. Claro, no sé cuándo terminará el asunto.

Los talleres son ese sitio lleno de coches por los aires, con esos señores llenos de grasa que hablan solos mientras arreglan piezas y desmontan los motores de los autos. Cuando llegas te dicen siempre que tienes que hablar con el encargado. Pero ahora ha salido a tomar el café, espere un poco. Y piensas pues será con bollos, porque llevo media hora esperando.

Cuando por fin viene, abre el motor y empieza a decir como para sí mismo buf buf mientras husmea como si no hubiera visto un motor en su vida. Con cada Uf sabes que la factura va subiendo, pero ya cuando dice qué chapuza le han hecho aquí, échate a temblar. La cosa se dispara. Llega por fin el déjelo aquí que mañana mismo lo tiene. Pero sabes que eso es toda una suerte de poker de ases que casi nunca ocurre.

Vas al día siguiente en la tarde y, claro, después de media hora cuando llega el encargado del cafetito vespertino -piensas éste de tantos cafetitos ya debe ser amigo de Juan Valdés-, ves a tu coche encima del gato hidráulico sin ruedas y como a pedazos. Te dicen es que hay que cambiarle las ruedas para el invierno, como si eso lo justificara todo. Además son cuatro, piensas. A este paso hasta marzo o abril no me lo dan. Más o menos.

¿En todos sitios es así?


*Foto: julep67

19 comentarios:

Andrea dijo...

Como extraño mi auto! estaba parada hace tres meses en un semaforo (mañana se cumplen los 3 meses) y un pelotudo me choco de atras y mi auto termino en una destruccion total.

Pero bueno, yendo a tu pregunta. El año pasado en diciembre me acuerdo que me habia ido de compras y deje el auto es un estacionamiento. El del estacionamiento me dijo "este auto recalienta". Ese sabado lo lleve al taller en la grua. Demoró como 4 dias el arreglo y parece que me lo hicieron a nuevo porque todo siempre esta mal cuando lo llevas a un taller. Todo....por eso si algun dia me caso, mi marido debera saber de autos y mecanica... es el unico ramo donde no me defiendo y las mujeres somos vulnerables y facil de engañar....

Dije ya cuanto lo extraño? :(

Alejandra dijo...

No tengo auto, ni interés por tener uno, porque me gusta ser peatona. Tiene sus desventajas a veces, pero bueno, nada es perfecto.
Tampoco entiendo cómo hacen los cambios de ruedas tan rápido en la Fórmula, yo me enredaría entera...
Saludos

La interrogación dijo...

jajaj, tener un coche es como tener un niño tonto. No para de gastar, por dios.

mixtu dijo...

yayaya
en portugal sofrimos do mismo... e es muy caro el trabajo mecanico

abrazo europeo

Nacho dijo...

ANDREA: A ti por lo menos te dió un pelotudo el golpe. Y puedes calificar de pelotudo al pelotudo que te dió.

A mí hace años me cayó un árbol encima cuando iba en marcha. No sé si eso es más pelotudez, si soy yo el pelotudo, mi coche o excoche o el árbol. La cosa que aquí no sé quién es el pelotudo.

Menos mal que la cosa sólo quedó en un susto.

Un besorrio.

ALE: Sabia elección, pero muy sabia.

SAludos.

INTE: Desde luego, y encima el mío después del cole va a inglés al Británico. Una ruina.

Un besorrio.

MIXTU: Debe ser que Portugal y España están demasiado cerca.

Un saludo.

Carly dijo...

ay mijo...acá es lo mismo, peor si una es mujer...te estafan!

A mi me da tanto susto que me quieran ver la cara de tonta que no he llevado mi auto a revisión, le pegué a una puerta y no lo he aregldo y espero este fin de semana para que el novio lo lleve a que le cambien el aceite

(con la excua de que yo no puedo manejar por mi rodilla)

Terrible....ME CARGA

Sonia T. dijo...

Nacho querido, bueno no tanto donde vivo, pero algo por el estilo. Fíjate que me lo dan el mismo día pero tienen unas horas de trabajo espantosas; o sea, debes estar allí entre 7 y 9 de la mañana. Los infelices que tenemos que trabajar lejos, tenemos que decidir entre llevar el coche al mecánico o no ir a trabajar, ¡o sea! Bueno, éste es mi caso porque trabajo fuera de la Ciudad y el taller está donde el Diablo dejo el Poncho, y hasta allá no llega el metro.

Un abrazote
PD. ¿Dónde ando? -preguntas. Te acuerdas del Masupio -como decías tú- pues si lo recuerdas, ando en un lío de esos.

Este año no me mandan a España :-(. No sé cuándo vuelva. Creo que volveré por mi cuenta, la pregunta es ¿cuándo?

Andrea dijo...

un susto y una posible operacion de pierna... todo depende de lo que diga el lunes el cirujano...
lo positivo es que ya se me pasaron las ganas de asesinar al pelotudo...

lo del azar y el destino en mi blog tenian un porque.... tenia que pasar...

El Analista dijo...

NO, EN ALGUNOS LUGARES ES PEOR, YO ESPERE SEIS MESES PARA RECUPERAR MI MOTO, SOLO SE OLVIDARON DE ARREGLARLA, CLARO, DESPUÉS DE TANTO TIEMPO LE PASA A CUALQUIERA ESO.

Nacho dijo...

CARLY: ¿Cómo que mijo? He mirado en ochocientospicomil diccionariooos y leo:

Mijo:

(Del lat. milĭum).


1. m. Planta de la familia de las Gramíneas, originaria de la India, con tallos de unos seis decímetros de longitud, hojas planas, largas y puntiagudas, y flores en panojas terminales, encorvadas en el ápice.

Ni soy una planta, ni soy de la india, ni tengo flores en panojas. Que no sé lo que son, pero me suena muuuuy raro.

Me vaaas a volver loooco... Mijo, me a dicho mijo.

Bueno, que eso, un besote enooorme.

ATA: Si tuviera ese dilema, está claro: NO IRÍA TRABAJAR.

Pero ya sabes, caen cerca de casa las dos cosas. El trabajo y el taller.

Donde el diablo perdió el poncho -muy bueno- aquí se dice donde el viento da la vuelta.

Te vas a volver loquita de tantos Marsupios de Mascarpone de esos. Ya verás, ya. Conozco a uno que terminó viendo gigantes en los molinos esos.

¿Cóooomo?¿Que no te mandan a Espaaañaa? ¿Con quién tengo que hablar? ¡Me va a oír!

ANDREA: Hombre, no mates al pelotudo...pobre idiota. Un besote.

ANALISTA: Hombre, seis meses no está nada mal. Todo un record a la inoperancia.

Un saludo.

Lorena Sáez dijo...

No tengo auto, y este es uno de los lados positivos jajaja

En todo caso, aca se juntan todos y se forman unas inmensas filas, porque van todo el ultimo día que le permite la ley... horrible... dicen.

Besotes!!

Srta. Lee ® dijo...

Jajajaj seeeee!!! aquí y en la quebrada del ají el cuento de los talleres de autos es el mismo! (por desgracia)

Para sacarte de dudas, el "mijo" de la Carly es un diminutivo de "mi hijo", es como decir tío en tu país :p

Abrazos!!

Nacho dijo...

LORE: Un saludo.

Sabia decisión la tuya. Te evitas estas cosas.
;-)

LEE: Jajajaja, gracias por la clase de lengua.
Prefiero el "tío" a lo del "mijoooo." Jajajaja.

Espero que lea el comment y tu ayudita lingüística. Se reirá, es muy graciosa.

Y ¿tú cómo sabes lo del "tío"? A los latinos les suena fatal, pero acá terminan diciéndolo a troche y moche. O sea, a todo el mundo.

:-0

Carly dijo...

MIJO MIJO MIJOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

jejejeje...era para molestar jejeje.

azzura dijo...

He regresado de nuevo.. es que tenía el PC roto! me voy a poner al día Nacho, os extrañaba;)

Un besorrio*

Naty Lepe dijo...

Definitivamente es en todas partes iguales, los mecánicos son similiares a los doctores, todos necesitamos su chequeadita cada cierto tiempo, y claro, en esa chequeadita te van sacando y sacando cosas como para pensar que estas practicamente agonizando, y así ir arreglando falla por falla (incluyendo fallas que nunca fueron fallas)....


MIl cariños para ti y tu auto...jajaja!

Nacho dijo...

CARLY: Bueno, admitos que me llames así. Soy tujo tujo tujo.

Un besote de tujo. Ejem.

AZZU: Casi que me tenias preocupado. Saludos.

NATY: Jajaja. Lo dejaremos en los mil para mí. Los autos son cosas, y las cosas no necesitan cariño.

O sea, los mil para mí. Jeje.

Otro millar para ti.

Carly dijo...

jajaja...nada más.

dull dijo...

en todos lados es asi?

creo que por lo menos aqui en México es igual, aparte tienes que cuidarte de que el mecanico no te clave la uña y te cobre de mas.

Pero al cruzar el rio la cosa es diferente, todo es con orden, bajo pedido y con especificaciones precisas de lo que tiene y lo que se le va a hacer al auto... el problema viene cuando hay que pagar en dolares.

nacho, hace tiempo que te visito y no te habia linkeado, ya lo hice!

saludos!