lunes, diciembre 17, 2007

Rebecca

El sábado fui a una de esas comidas multitudinarias de compromiso a las que no me suele apetecer ir. Pero tuve que ir. Era la comida de la empresa de un buen amigo.

Me sentaron al lado de una chica joven de no sé qué mutinacional norteamericana. Muy lista, hablaba cinco idiomas, 25 años no más y un master M.B.A. cursado en Wharton (Pennsylvania). Era directora financiera.

Guapísima, pensé. La mujer más guapa y simpática del mundo.

Llevaba un traje de Dolce & Gabbana negro, escotado hasta casi donde la espalda pierde su nombre y pelo liso negro recogido en la nuca. Ojos vivos e inteligentes que me miraron en alguna ocasión de esa manera tan singular con que sólo saben mirar las mujeres, como escudriñándote por dentro hasta el último rincón de tu cuerpo. Que ni la aprenden ni tiene edad, porque sólo ellas saben hacerlo así, desde siempre.

Contra mi pronóstico la comida, aunque larga, fue muy divertida y en mi mesa, que era de diez personas, nos reímos bastante. El año que viene repito sin duda.

Cuando volvíamos para casa en el coche de mi amigo comento: "Buena chica Rebecca, lo tiene todo."

Y mi amigo Alberto, que conducía, se ríe por no llorar y me dice: "lástima de lo que se mete en el cuerpo, con todo lo que Dios le dio. Porque esa chica no puede durar mucho así, o es que no has visto cuántas veces se levantaba de la mesa."

Recordando esa comida ahora, yo me digo que prefería la historia de Rebecca, su simpatía, su futuro profesional, el vértigo que producía asomarse a su escote, su juventud o esa sonrisa blanquísima sin saber nada más de su historia.

Porque a veces uno sabe más cosas de las que quisiera saber. Y la historia de esa chica si no cambia es irremediable.

16 comentarios:

nara dijo...

que pena...me estaba entusiasmando la historia y estaba esperando el final feliz pero a veces la realidad te despierta de golpe dejandote mal sabor de boca....!!

un besorrio de los tuyos.

Sandrita dijo...

Mmmmm... Y si andaba enfermita del estómago???

Porqué siempre pensamos tan mal!!???. Ó tu amigo la seguía hasta el baño pa saber lo que ahí hacía???...

Saludos

Sandra

Nacho dijo...

NARA: Pues sí, a veces la realidad se encarga de darnos un mazazo. Pum.

Lo malo son aquellos que a pesar del Pum no despiertan.

Otro besorrio, ahora también son tuos. Jajajaja.

SANDRITA: Ójala fuera lo que tú dices. Pero no, mi amigo la conoce hace meses.

Bueno, cada uno elije su camino. Lo malo es que ése acaba no dejándote elegir.

Besorrios.

BB dijo...

que pena la historia, cosas de la vida, nutrida de todo.

Abrazos Nacho!

Sandrita dijo...

...Pucha, que pena entonces por Rebecca :( ...

Por ahí puede ser que no esté satisfecha con su éxito y le esté faltando algo de cariño y quiera evadir su realidad ó su soledad... Jejeje sorry me pongo medio psicoanalista a veces sin que nadie me lo pida... Ooopps...

Gracias por tus besorrios ... Ahhh!! y por lo de guapetona..

Seguro que tu también eres un "guapetón", si no Rebecca no te mira dos veces como sólo nosotras sabemos hacerlo cuando alguien nos interesa, y que muchos no se alcanzan a dar cuenta por que sus ojos se van directo al escote de una y con eso el encanto se desvanece; como cuando el príncipe se transforma en sapo, el mas feo.

Chau

Sandra

Lorena Sáez dijo...

Ups!!! mal mal... esta chica nunca aprendió a enfrentar los problemas en vez de evadirlos, no hay mayor vacío que hacer la vista gorda cuando algo nos falta y suplirlo artificialmente.

Besos para ti tambien

Nacho dijo...

BB: Tú lo dijiste, nutrida de todo. También de tropiezos.

Saludos.

SANDRITA: No seré yo el que juzgue los motivos de su conducta.

Otro besorrio.

LORE: Me encanta tu comentario. Qué razón tienes.

Besote.

Alejandra dijo...

Una lástima... más encima con la comida que es uno de los grandes placeres de la vida. Caras vemos, corazones no sabemos dice el dicho, tiene harta razón.
Y sí, pasar la Navidad con calor es casi increíble, pero una que lo ha vivido todos los años está acostumbrada...
Saludos

Milongas dijo...

La verdad me entristeció, me tocó muy de cerca la realidad que describes, demasiado diría yo. Si ellos no se dan cuenta sólo quedan dos opciones, alejarte o hundirte con ellos. ;-(
Triste historia, espero que Rebeca sea lo suficientemente madura para darse cuenta de hacia donde le va a llevar lo que está haciendo.
Besos!

Nacho dijo...

ALE: Nunca había oído ese dicho. Muy cierto.

Feliz Navidad, calurosa o heladora. En todo caso Navidad.

MILO: Triste realidad. La vida a veces se encarga de ponerte en tu sitio.

Feliz Navidad.

Lorena Sáez dijo...

Gracias Nacho

Eres un rayito de sol para estos dias complicados

:D

Bohemia dijo...

pues pintemos la realidad como más nos apetezca, en casos así está bien...a fin de cuenta es su realidad y su elección...

Besorrios p´a ti...

zanzara dijo...

Vaya... al final las cosas no son lo que parecen, es un apena que un achica tan joven, tan preparada y tan todo esté así.... es algop que nunca he entendido, cómo se empieza? por qué se empieza?... No lo entiendo. En cualquier caso, tienes razón, a veces es mejor no saber todo la historia.

Besos!!

Lilith dijo...

pucha
y es que nadie es perfecto
ella ya sería un sueño

ojala que too cambie



(:


mil besos
y una feliiiz navidat*

Dulcis-e dijo...

No me gusta pensar mál de la gente sin conocer. Pero a veces...

:) besitos dulces

Bárbara dijo...

Qué pena lo de ella, Tanta gente tan llena de cosas buenas y con tan poca perspectiva para apreciarlas....
Un abrazo! y felices fiestas!