lunes, febrero 11, 2008

Un viaje en tren

Ayer volvía de Valencia en tren. Era mediodía. A mi derecha sentados una joven pareja, y en frente se sentó un niño de unos diez o doce años con aspecto aseado. Iba solo.

Subió al tren en Valencia acompañado por su madre. La señora dijo buenos días, lo dejó sentado en su asiento y le dio unas instrucciones en voz baja. Después, antes de abandonar el vagón, nos dirigió con un adios una sonrisa a quienes quedamos como acompañantes de viaje del muchacho. De esas sonrisas que no piden nada, pero que a cualquier persona decente la comprometen más que un ruego o una petición.

Después vi a la madre hablar con la auxiliar del tren, se bajó y despidió al zagal lanzándole un beso a través del cristal de la ventanilla.

Era un niño normal, como todos lo niños españoles de ahora. La diferencia estaba en el aspecto, en su indumentaria y en sus modales. En vez de lucir sus pantalones tejanos desgarbados, las zapatillas deportivas viejas y la gorra de rapero -cosa lógica por otra parte, si muchos padres visten así-, iba bien peinado y aseado, llevaba un pantalón gris, zapatos de piel negros bien limpios y un jersey azul claro. Un aspecto agradable a la vista de todos.

Ya con el tren en marcha, llegó el revisor. El niño dijo buenos días, sacó su billete y le hizo unas preguntas que le había encargado su madre respecto a la comida que nos iban a servir. Con un gracias se despidió de él. No puede ser, demasiado perfecto y demasiado educado; me dije.

Al fin llegamos a Madrid, a la estación de Atocha, el niño cogió su mochila, se puso en pie, nos dirigió otra sonrisa y tras un buenas tardes se bajó del tren. Lo vi alejarse ligero por el andén, donde lo esperaban su padre y una niña que parecía su hermana. Eso fue todo.

Un niño normal, como dije. Un niño correcto, aseado, educado; un niño de los de toda la vida y no de los de ahora, que parece que se han caído de una película de Spielberg o de esas...

19 comentarios:

Verónica Reyes Serra dijo...

Ahora los niños se comportan como caricaturas japonesas o como algún personaje de algún juego del Play Station. Bueno, no todos, aún quedan muchos como el que mencionaste, lo que pasa es que hoy el mundo está tan acelerado, la tecnología y todo, que las influencias son muchas.

Mil años que no ando en tren...


Un beso.

Sandrita dijo...

A estas alturas ¿qué puede calificarse como "normal"?..

Si la mayoría de los chicos se visten y actúan, como tu dices, tal si hubieran salido de una pelicula de Spielberg, entonces, el chico del tren sería el "anormal"...

Entonces ¿qué nos queda?..

Yo pienso que hay que seguir con los tiempos y no cegarse a que todo cambia incluso lo que hubiesemos querido que nunca lo hiciera, como son la educación, el respeto, los buenos modales.

No por eso vamos a seguir la corriente, pero al menos no escandalizarnos como lo hacen algunas personas cuando ven a un "EMO" o a un "POKEMON"...

Todos fuimos niños y jóvenes y quisimos ser diferentes y por lo mismo también fuimos criticados. Pero ahora de adultos a muchos se les olvidó.

Al final, si usamos la palaba "normal" Siento que todos lo somos pero con diferentes matíces...

Muchos saludos y besorrios...

Cuidate

Sandra.

zanzara dijo...

Vaya, es una alegría saber que todavía quedan niños educados, bien vestidos y aseados. Odio estas modas de vaqueros rotos, gorras y malos modales, los detesto profundamente. Anda que buena me hubiese llevado yo si me llego a comportar de pequeña como muchos niños de ahora.

Besos!

N. dijo...

Bueno, bueno, creo que depende mucho de lo seguro de sí que se sienta el chico, y de los amigos que lo rodean.

Mis hijos están en esa edad, y cuando sus pares comienzan a pesar más que uno, ufff, es muy difícil, pero, si el chaval tiene los límites claros, padres presentes y valores claros, lo demás, es secundario...

En todo caso, que agradable es ver niños así....si te digo que los míos son por el estilo, mmmm, claro que no lo creerías, viene de muy cerca...

Cariños

Andrea dijo...

es muy loco que sean estas las cosas que nos llamen la antencion. me paso en estados unidos. me desbordo la amabilidad de la gente (escribi de eso es andreaenusa.blogspot.com)....

y no digas mas atocha!!! que la extraño con toda mi alma!... a mitad de camino entre el infierno y el cielo, yo me bajo en atocha, yo me quedo en madrid...

besos

Bohemia dijo...

Un niño de los de siempre, de los de toda la vida...de los que ahora ya no se estila... Precisamente los otros días hablaba con mi pareja que ya las niñas pequeñas no van vestidas como niñas, si no como adultas o como muñecas Bratz...Raro es ver a una niña con un vestidito de esos que usábamos antes...Y ya no sólo en la indumentaria, los niños de ahora dejan de ser niño demasiado pronto...no saben lo que se pierden...

Besorrrrrrrrios Nachete!!

leah v dijo...

buenas observaciones - pero....para qué tener esta conversación? verán-la verdad, ese niño actúa dentro de una clase de comportamiento anormal, y esta clase siempre ha pertenecido a la minoría y siempre será así. ¿podemos decir que cuando eramos niños nosotros, todos nosotros nos portábamos bien? claro que no. ¿podemos siquiera decir que nos portábamos mejor que los niños hoy en día? cómo pues? cuando eramos niños, había los que se portaban bien y los que no, y probablemente los que no, era la mayoría. lo que pasa es que la nueva generación siempre reacciona contra la anterior. siempre, que sea en una manera muy fuerte o muy sutil, siempre lo hace. sí, lo que llevan los niños hoy en día puede ser desagradable, pero lo que llevabamos nosotros era desagradable a nuestros mayores. no debe ser una sorpresa que actualmente existan buenos niños. siempre los había y siempre los habrá. pero lo bueno siempre queda marginado, no es verdad? es así con los libros, las películas, la música, etc etc etc.
claro que hay muchas cosas en este mundo que yo lamento, pero así hubiera sido si yo hubiera nacido hace 3000 años, hace 200 años o incluso en el año 2232. entonces, tengan la fe de que sí hay personas en este mundo que tratan de ser justos y fieles y respetuosos, por ejemplos mirense Uds al espejo, y tengan en cuenta de que no es precisamente que ahora los niños sean malos, sino que somos nosotros los que están enfrentando el cambio-ahora es cuando vemos la nueva generación surgir. bueno, pues, no fue mi intención dar una lectura...solo quiero decir que lo bueno existía, existe y existirá, pero que queda en los margines

un beso para todos

Lorena Sáez dijo...

Faltan niños como ese por estos días, la verdad me sorprende que ahora los niños son tan 'agrandados', preocupados de tonteras de grandes en vez de jugar a sus hanchas, niñitas pintadas y enjoyadas en vez de vestirse con la ropa de la mamá como haciamos todas... ansio que mis hijos sean como los de antaño.

Besotes guapo!

nara dijo...

Nacho, esta vez discrepo contigo ¿QUE ES NORMAL? para los adolescentes de ahora lo normal es ir con aspecto de salir de una pelicula de spielberg y lo anormal seguramente para ellos es ir bien vestidos... todo es cuestion del color con que se mire.
A mi personalmente tengo que confesar que me gusta como van ahora ( sin pasarse)son más ellos mismos a nosotros nos impusieron hasta el vestir, mi madre no me hubiese dejado ir así ni loca...ja ja.

si tienes hijos como yo estemos preparados para cualquier cosa ja ja.

un besorrio muy normal.

Alejandra dijo...

Es verdad, así que no quedan y es digno de observar.
Me gustó tu relato, tan simple, pero se traspasa todo lo que pensaste tú y los demás pasajeros.
Saludos

Milongas dijo...

Por un momento pensé que ibas a explicar que al irse su madre se comportó como un brutote!!!!
Yo creo que los niños actuan como lo hacen la gente de su alrededor, son como esponjas!!!
Un beso.

Anónimo dijo...

Creo que es necesario poner la fuente de éste texto que acabas de relatar, tenía guardado en Favoritos tu página, la leía y me parecía interesante, hoy sin embargo siento que me has defraudado un poco, no, no pasa nada, la culpa es mía, por tener expactativas con respecto a tí.
Ni que decir que te borraré de mis lecturas habituale.
El texto citado es de Arturo Perez Reverte,en un artículo para su columna de El Semanal. El link aqui:

http://www.xlsemanal.com/web/firma.php?id_firma=1269&id_edicion=326

Sandrita dijo...

Opppsss!!! ...

Nacho dijo...

VERO: Es cierto, hoy el mundo aelera y nos influye en todo y a todos.

Saludos.

SANDRA: Eso de Emo y Pokemon no sé muy bien lo que son. Sólo conozco que son tribus ubanas chilenas.

Un besote.

ZANZARA: Sí, son modas de ahora. A mí tampoco me gustan mucho.

Nacho dijo...

N: Sí, llega un momento que casi pesa más lo de fuera que lo de casa. Pero las bases se crean en casa.

ANDREA: Sí, Madrid es genial.

BOHE: Pero alguien dijo por ahí que qué es lo normal, lo de toda la vida. Lo que es para unos igual no lo es para otros.

LEAH: Me gustan siempre tus puntos de vista. Siempre suscitas cuestiones interesantes.

Nacho dijo...

LORE: No sólo los niños, el mundo de los mayores a veces sólo se preocupa de tonteras grandes.

NARA: Es verdad, tienes razón, qué es lo normal. Lo que es para unos para otros no. ¿Quién está en lo correcto?

ALEJANDRA: Gracias. Un besote.

MILO: Jajaja. Los niños aprenden lo que viven.

ANóNIMO: Sólo mil disculpas. No ha sido ésa mi intención. Por supuesto.

Sandra: Ooops.

Natalia Lepe dijo...

Tanto tiempo!!

Pues la verdad dentro de toda esta fauna humana deben quedar especies en extinción y creo que te has topado con una. Que lindo sería toparse con gente así más seguido, pero nuestra sociedad a viciado nuestras mentes, seguimos el ejemplo del de al lado, del de la tele, de nuestro cantante favorito, o el más bakan del curso... en fin....

agradecer nada mas esas sorpresas que la vida te pone para re encantarte de la vida y mantener la esperanza que aún se puede contra el mundo.

Cariños!

Nacho dijo...

NATALIA: Sí, siempre es de agradecer las cosas que te pone delante la vida.

Un saludo.

Eli dijo...

Pero que observador que eres ! El otro día estaba en el autobus y había dos niños con sus padres, la cuestión es que estos niños se la pasaban cantando y tenían unas voces increíbles, que crees? Los padres no dejaban de decirles que se callen !