sábado, noviembre 05, 2005

Casi otro cuentecito


Tal como está la vida pensaba escribir algo sobre ese santoral sin santos que es la ONU y los discursos sobre Irak con la excusa de hacer un mundo mejor y de que Occidente siga siendo millonario en su pobreza. Pero no, no voy a dedicar mi post a eso, porque prefiero escribir sobre este sotavento que es la vida.

La imagen es la de una historia, tan real, tan breve y tan profunda; casi un cuentecito, que me acompaña en estos días coincidiendo con estas fechas -como una imagen, de ésas bellísimas de postal-. Tal vez hoy sea el día para escribirla.

A finales de septiembre una gran bandada de pájaros se estuvo congregando durante días en unas palmeras mediterráneas que hay frente a la playa, en Denia, antes de volar hacia el sur para buscar el invierno cálido de África.

De golpe, como automáticamente, tras las líderes que vuelan en cabeza, todas emprendieron el viaje hacia un horizonte límpido de agua mediterránea, azul cobalto. Donde encontrarán aire templado en invierno, construirán sus nidos, se amarán y tendrán crías que en primavera retornarán con ellos otra vez hacia el norte. Sobre ese mismo mar, bajo ese mismo sol. Repitiendo ese rito inmutable y eterno. Idéntico desde que el mundo existe.

Muchos de los que viajaron el año pasado no habrán vuelto este año, del mismo modo que muchos de los que vinieron esta primavera quedaron atrás y no volverán al templado y suave invierno africano. Eso no es ni bueno ni malo; es la vida con sus leyes y sus códigos, y el código de cada una de esas aves afirma en el silencio de su instinto que las cosas son como son y cumplen con las reglas de la Vida.

Pero lo que importa es que la bandada sigue ahí, que este año a finales de septiembre volvieron a otras tierras y harán, como siempre hicieron, ése viaje de regreso en abril. Siempre distintas aves, y sin embargo la misma bandada.

Entre nubes, tras la líder, se alejaban casi en formación. Olían a tierra prometida y tenían prisa por llegar, sin reparar en que una se rezagaba. Y ninguna miraba atras, seguro demasiado fijas en su propio esfuerzo. Tampoco podrían hacer otra cosa. Cada una vuela para sí, aunque viaje entre otras. Son las reglas.

Tal vez el ave rezagada era demasiado vieja para el largo esfuerzo, estaba enferma o cansada. Salió al tiempo que todas, pero las demás la fueron adelantando dejándola una distancia cada vez mayor.

La rezagada movía las alas con angustia, sintiendo que las fuerzas la abandonaban, mientras luchaba con la tentación de dejarse vencer sobre el agua cada vez más cercana.

La bandada estaba cada vez más lejos, y ella sabía que no la alcanzaría nunca. Aleteando casi a ras de las olas, con las últimas fuerzas, el ave comprendió que la inmensa bandada volverá a pasar por ese mismo lugar hacia el norte, cuando llegue la primavera, y que la historia se repetirá año tras año. Habrá otras primaveras y otros veranos hermosos, idénticos a los que ella conoció. Y mientras volaba los últimos metros, resignada, exhausta; sonrió.

13 comentarios:

Verónica Reyes Serra dijo...

NachO: que lindo lo que escribiste. Increible como de algo tan cotidiano, sacas una gran historia, una gran enseñanza. Es que observaramos hacia el cielo, siempre buscando algo, encontrariamos muchas cosas más.

Siempre he visto a las aves como seres libres... nunca sabemos de dónde vienen ni a donde van.

Las últimas líneas de tu post son muy conmovedoras. Siempre he pensado que "la peor derrota es no seguir luchando" Hay que dar la pelea hasta las últimas. Claro, a veces no se puede más. Pero que lindo es sonreir en ese momento, sabiendo que diste lo mejor de ti.

Un abrazo, amigo!

Srta. Lee dijo...

Ay...me dio penita imaginar a la avecilla quedando atrás... :(

Esa es la vida y su vorágine de emociones.

Abrazos :)

Carly dijo...

que triste, pero a la vez no tan triste...no me hagas mucho caso mira que es la 1 de la mañana y estoy en pie desde las 5:30 AM.

Me gusta cuando escribes en este estilo (claro que los posts cómicos también son geniales). Em fin, nada más que decir que te quedó genial.

Cecilia dijo...

Mucho por decir, Nacho, tengo de este post hermoso que escribir pero lo resumo en ME ENCANTÓ.
Es profundo, muestra sensibilidad, describe. Transmite mucho (o al menos a mi me transmitió muchas cosas).
El final con la rezagada, conmovedor.
Besotes!!! Y Excelente semana!

CeCiCa dijo...

Nachito rules :::
ke post tan tierno!!!
Te dejo hartos saludos!!!!

CeCi!

Nacho dijo...

VERO: tienes razón, que lindo es no dejarse vencer hasta el final.
Y, además, con la cabeza bien alta, sonriendo; como debe ser.

LEE: sí, se siente penita a veces, pero como dije en el posteo son los códigos que tiene la vida; no son ni buenos ni malos, son esto tan maravilloso que es el Vivir. ¿Triste? Sólo a ratitos; en general, maravilloso.

CARLY: menudo ritmo llevas, es que te apuntas hasta a un bombardeo.
Claro, anoche estarías de fiesta hasta las tantas y hoy no me cuentes la milonga de que has ido a trabajar porque hoy es domingo. O sea, que no me lo voy a creer, será mejor que me cuentes otra película.

Gracias por tu comentario.

CECILIA: yo sólo conté lo que veo. Vivir es conmovedor no mi post. Las cosas y las personas que nos acompañan es lo conmovedor no escribir sobre ellas.
GRACIAS y también ¡Feliz semana1

Nacho dijo...

CECIceci: Gracias y también saludos.

Carly dijo...

jajajaja no, no trabajé el Domingo...tuve Domingo y lunes libre, trabajo Martes y miercoles, jueves libre, y trabajo viernes, sábado y quizás el Domingo...

Pero no, no andaba de milonga jajaja...

CeCiCa dijo...

carly :::
no entendi!
jaaa!!!!
osea...
trabajas todos los dias
excepto domingo,lunes,jueves

yo kiero
una pega-trabajo
asi!!!!!!!!!!!!!!

eat-desserts dijo...

Bueno, si estoy en una fase dark habria pensado que la pobre avecilla se quedaba allí sola y se la comía otra sobre la escala alimenticia, mientras su bandada se alejaba.

Qué bueno, que le diste un giro a la historia y no terminó como yo lo imaginé al principio. Es hermoso el final de la historia, a veces vale la pena dejar a la bandada un rato si al salirte, descubres que puedes encontrar nuevos desafíos.

un abrazo, Nachostyle!

Nacho dijo...

CECIceci: no te metas con el trabajo de Carly, que está súperestresada. Trabaja los martes, pero eso sí, ocho horas al día. No te vayas tú a creer. No, si eso es lo malo del trabajo de Carly.

CARLY: sí, trabajar es lo que tiene. ¡Valla! Un besote.

VALE: menos mal que lo escribí hace días, hoy sí que estoy yo en una fase dark. Si lo hubiese escrito hoy pobre pajarito. Termina electrocutado en un cable de alta tensión y aplastado por un coche en una autovía.

CeCiCa dijo...

bueno ya ...
es verdad
la carly trabaja ene-mucho...
y carretea-juerguea ene-mucho!
por eso me cae bien!
hay un equilibrio en su vida!!!
jaaaa

Carly dijo...

jajajaj noooo, lo que pasa es que trabajo por turnos...y esta semana trabajo dos días sí y dos días no, excepto por hoy ya que tengo sólo hoy jueves apra descansar.

Desde el lunes trabajo un día de 12 horas, después una noche de 12 horas y después tengo dos días libres, y así sucesivamente (porqué explico esto? no sé jajaja)

Pero sí, la juerga nunca falta jajaja