miércoles, abril 26, 2006

¿Cuánto hemos cambiado?


No hay cosa más española que ir de "tapas". En un país de diversidades lo que más nos une a los españoles es ir de bares y tomar un buen "tapeo". A todo el mundo le gusta, en todas las ciudades y pueblos se hace.

La "tapa" es aquel aperitivo que acompaña al trago que se pide. Muchas veces tras varias rondas de cerveza ya has comido o cenado y acaba uno lleno. Claro, me olvidaba, queda prohibido ir al baño a la hora de pagar -hay verdaderos especialistas en eso-, y se corresponde a las rondas que te van pagando. Si uno invita a una, otro corresponde con otra ronda.

El domingo estuve en una taberna del viejo Madrid tomando el aperitivo. El bar tiene más de doscientos años: mesas de mármol grisáceo desportillado con sillas desvencijadas que crujían al menor movimiento; camareros ya decadentes como sacados de una novela de Galdós o Valle Inclán, con bigotes blancos y un pelo cano del mismo color. Y donde colgaba de la pared desde hace el mismo tiempo un cartel tan sabio y tan vigente:

"No traigas a este lugar aflicciones o problemas. ¡Déjalos en casa estar! Y si olvidado los traes, sal, mira al cielo y vuelve a entrar, dejando en la puerta estos. Este lugar es sólo de alegría y amigos. Se prohíbe la estancia a quienes no respeten esta norma."

!Qué poco hemos cambiado!

11 comentarios:

Eli dijo...

Buenísimo Nacho, buena filosofía la de ese bar. Que rico, ahora me dieron ganas de tapas (te vengaste !!;).
Saludillos

Anónimo dijo...

Que taberna tan pintoresca, me la imaginé. Me encantó el mensaje de la pared... Joder! Que me han dado ganas de tapear a mí también!

Primera vez en tu blog... Te felicito. (Soy la hermana de Marielisa).

Saludos desde San Juan de Puerto Rico!

Camelis Ortiz

Nacho dijo...

ELI: verdad? El cartelito me llamó la atención. Es genial.

Como ves, yo también hablo alguna vez de comidas. Ñam ñammmm... Bueno, son casi las tres y debo ir a comer. Besotes.

CARME: Gracias por venir a mi blog, vosotros sois lo mejor de él.

Tú eres la hermana de Mar, me tienes que contar quién era la mandona cuando érais pequeñitas. Ya sabes, siempre hay un hermano más autoritario que el otro.

Claro, ahora me dirás que tú eras la buena. Mmmmm, no sé, no sé...

Bueno, tú verás.

Un saludo grande a ti y otro a Mar.

Anónimo dijo...

Hola Nacho! Pues en la casa somos tres mujeres y un varón que nació cuando la menor de las tres tenía once años. De las tres, soy la mayor, Marielisa es la menor. Y fíjate, precisamente éramos ella y yo las que más peleábamos pues somos bastante similares en temperamento. Tal vez yo era un poco más autoritaria por ser mayor. Y me daba a respetar!!! Jejeje...

Saludos,

Camelis

azzura dijo...

ufff.. cuánto me gustó Madrid Nacho!! me recordaste muchas cosas;) estuve una semana en Noviembre; tapeando, yendo en metro, al teatro.. me encanta Madrid!! no tardaré mucho en volver y buscaré ese bar;)
Saludos y buen finde

mardevientos dijo...

Que nostalgia, quiero tapas!! ya ya! creo que aca en casa estamos juntando fuerzas y ganas para largar todo y escapar a España
Saluditos Nacho,
M.

Nacho dijo...

CAME: O sea, ya en entiendo, tu hermanito era el juguete de sus hermanas. Y tú la jefazo. ¡A sus órdenes! Como Demi Moore en la teniente O´neill. Más o menos. Ejem.

Nada más que decir. Mil besotes.

AZZU: No dejes de volver. Madrid es esa ciudad invivible, pero insustituible. Es genial


MARCE: Bueno, eso de vivir en España está ok. Pero una condición: Luna se viene. Fundamental.

Y lo de "largar todo y escapar". Mmmmm, largar todo menos el pc para hacer tus crónicas españolas del siglo XXI.

Un saludo gordo.

Marielisa dijo...

Protesto. Yo no era ningún juguete, qué conste. Bueno, pero, eso sí, peleábamos bastante.

Juan dijo...

No se que decir, simplemente saludos amigo mio

Nacho dijo...

CAME: Mira la que has liado. Ahora va y se nos ha enfadado tu hermanita Mar.

Por lo menos he sacado que cuando érais pequeñitas peleábais de vez en cuando, como buenos hermanos, como todos.

Yo soy el pequeño de cuatro, así que me caían por todos los lados. Ejem.

Bueno, que eso, un besote a las dos. Y, Came, no pelees ahora con Mar, que se enfada conmigo.

JUAN: un saludo.

Bohemia dijo...

Que buen lema...Y como me gusta ir de tapas...Me ha hecho gracia la descripción de ese bar, yo el domingo estuve en uno así, antiguo, con la mesa de marmol, pequeña e incomoda, con decirte que hasta pasé los dedos por debajo no fuese a ser una lápida como en la Colmena, porque hasta los camareros parecían de otra época...Me sentí transportada en el tiempo y sin máquina...