sábado, septiembre 15, 2007

El señor del Starbucks

Aunque es una costumbre muy extendida y sana yo no utilizo la media hora del desayuno para salir a la calle junto a los compañeros. Prefiero tomar el cafetito a cualquier hora en mi mesa mientras me relajo leyendo algunos blogs o correos particulares.

La cosa ocurrió el otro día cuando un buen amigo me dijo "nos bajamos a tomar un café al Starbucks". Acepté sin duda, no lo hacía desde junio o julio. Al llegar lo mismo de siempre, a esas horas y en esa zona más de oficinas que comercial o residencial, la mayoría de los clientes son gente de muchas prisas y corbata azul.

En la cola, delante de nosotros, un señor de unos 50 o más, vestido de gris, camisa impecable blanca, moreno de rayos UVA hasta en la lengua y cartera negra con periódico económico italiano bajo el brazo pedía un Caffe Mokka. Todo muy italiano, café expreso; parecía que se había caído de un anuncio de Armani, de esos que hay en las revistas de moda. Era una especie de Robert de Niro, la misma sonrisa, la misma mirada, el mismo peinado y el mismo lunar.

Al pagar sacó de su billetera la tarjeta de crédito y pagó. Nunca he visto que estemos llegando al límite de tomar un café a crédito. O este señor es un baranda que lo carga a la tarjeta de la Empresa, que puede ser; o con tantos rayos UVA y Armanis está más tieso que un bacalao, que también puede serlo.

Este nivel de pagar cosas ínfimas con la tarjeta de credito sólo lo había visto en Estados Unidos, será que hasta en eso y sin darnos cuenta la globalización trae que copiemos modelos absurdos. Cuando la catástrofe terrorista del 11 S en Nueva York el semanario alemán Der Spiegel decía, "Globalisierung ist täglicher Terror" ("La globalización es el terrorismo cotidiano").



*Foto: MaLuMaPe

14 comentarios:

Bohemia dijo...

Hay gente que son pura apariencia...

Me he reído con tu comentario en mi blog, ya te he respondido a todo...nooo, no es la gallina...jajaja

Besorrio

Luis Jerez dijo...

Hola Nacho,

Me sorprende que en España existan los Starbucks cuando se puede consumir buen café en cualquier bar, o en muchos de ellos. Pero eso es lo de Starbucks, una idea, estilo de vida, y cafés casi impronunciables. Además de caros para gente como el señor aquel.

Un saludo.

Alejandra dijo...

Tiene razón el primer comentario, quizás es un tema de apariencia, además, es una mala jugada, porque con los intereses y agregados, sale más económico pagar el café con billetes que con tarjeta de crédito. Es insólito en todo caso... saludos.

Andrea dijo...

En Argentina todo se paga con tarjeta de debito.
Asi nos acostumbramos con la crisis economica del 2001/2002 donde nos pusieron un limite semanal de extraccion de dinero. Esto luego lo sacaron, pero la costumbre de pagar con debito quedo.

azzura dijo...

Las apariencias suelen engañar..
Te confesaré que suelo utilizar tarjeta de crédito para casi todo, aunque a veces casi suena una alarma cuando la pasan;)
Un besorrio Nacho! te extrañaba..

Erika dijo...

Acá tmb se usa ese tipo de pago, de pequeñas cosas en la tarjeta de credito, pero se usa cuando ya queda lo mínimo en la cuenta y no se le quiere regalar nada al banco (jeje)

saludos

Verónica Reyes Serra dijo...

En una de esas se gasta hasta el dinero que no tiene en aparentar una buena estampa y capacito que no tenga ni un peso. Al menos eso se ve harto acá, sobre todo en la gente arribista.

Bueno, no sé si en el caso del señor se de eso, pero igual acá a veces es típico cargar a la tarjeta cosas de valor muy pequeño.

Te cuidas, querido.

Un beso.


Nos leemos.

Zazpi dijo...

Buenas!!!
Queramos o no, estemos deacuerdo o no con EUA, estamos hacienodo lo mismo que ellos, pero mas despacio.
Lo que no me gusta nada es que rapido o despacio acabaremos hacienodo lo mismo, pq a los demas les interesa. Que asco!!!

Nacho dijo...

BOHE: ...hay gente que no es gente... Son barullo.

Todo aclarado. No era la gallina.
Besotes.

LUIS: Cierto, en la Europa continental se toma un café riquísimo. Fuerte y amargo.

Yo no he estado, pero dicen que no hay nada como un café en una terraza de París.

Un abrazo.

ALE: Insólito. Un saludo.

ANDREA: Quizás, en Argentina se entiende mejor lo de usar más tarjetas por la situación que se vivió.

Pero no era de débito, sino de crédito.

Un abrazo.

Nacho dijo...

AZZU: Lo de la alarma de tu VISA no me extraña nada, yo cuando entro en mi banco todos los empleados se esconden. Acaban a tiros.

Besosorrios.

ERI: Yo todavía soy de los que prefieren pagar con moneditas contantes y sonantes. Como los abueeelooos.

Será que me estoy haciendo un viejo de culo gordo.

VERO: Yo creo que el tema es que tiene la poca vergüenza de cargarle hasta el cafetín a su empresa.

Allá su jefe, su Empresa y él. No hemos de juzgar.

ZAZPI: Yo también pienso que es cuestión de tiempo. A los países occidentales sólo nos separa el tiempo.

Saludos de bienvenida.

La interrogación dijo...

Me repatean los Star bucks esos y su filosofía. Me repatea que te cobren un café a precio de plantación. Me repatea que estén en todas partes, incluso ocupando locales que tenían algo de personalidad.
No me gusta la globalización cuando supone una despersonalización de los productos, los locales y las gentes.
Lo siento, tampoco me gusta el café, ¿Será por eso?

La interrogación dijo...

Bueno, sí que me gusta, es que me pone como las motos...

Nacho dijo...

INTERR: Bueno, tampoco está mal ir con la pila puesta.

Lo del precio es cierto, ¡ni que viniera Juan Valdés a servírtelo!

Saludos.

erik dijo...

Joer, me imagino que sera de cuando tenia que venderlas, pero me acostumbre y... Menos mal que hace siglos que no tomo cafe.