miércoles, octubre 19, 2005

El mendigo


Lee uno en la edición impresa del periódico El Mundo , hoy día 19, que el Ayuntamiento de una de las principales y mejores ciudades españolas multará a los clientes de prostitutas, del ´top manta´ y a los mendigos "insistentes". También se sancionará a los que orinen, vomiten o hagan acrobacias en la calle.

Este diario es uno de los más serios e independientes del país, el segundo en número de lectores y presenta un periodismo vigilante. Del que tanto sabe nuestra amiga Verónica, estudiante de Periodismo allá en la Universidad Católica de Concepción en Chile. Entonces no me queda más que quedarme perplejo ante la noticia.

Del asunto de las prostitutas prefiero no hacer ningún comentario. Es un tema serio, muy serio, el de la realidad de muchas mujeres, como para escribirlo en un simple post. Algunas merecen mucho respeto, ellos no lo sé. Por lo menos el Anteproyecto de ley dice que se van a multar a los clientes de dichos alivios.

En cuanto al "top manta" es un asunto distinto. Para aquellos que no saben a qué se refiere el asunto, los manteros son aquellas personas -principalmente inmigrantes africanos o chinos- que venden copias de cd´s pirateados. Sé que es un fraude al autor, a las discográficas, al Estado y al propio consumidor; pero mientras los precios de libros o cd´s sean tan altos y se cobre tantos impuestos de cada obra será difícil evitar el daño. Tampoco quiero hacer más comentario en este post.

Lo gracioso llega con el tercer colectivo: el de los mendigos "insistentes". Dice el diccionario de la Real Academia que insistente es el que persiste o se mantiene firme en algo. O sea, en esta ciudad se va a poder ser mendigo pero sólo un poquito. Claro, así el alcalde no se enfada, tú eres mendigo, pero sólo pides una vez y si no te dan ya no vuelves a pedir porque te multan o porque de pronto ya eres millonario y tu situación es distinta. La pobreza extrema es lo más persistente que conozco, el pobre cada vez es más pobre. Además si son pobres cómo se les van a cobrar las multas. ¿Les fiarán o les concederán créditos para pagarlas? No sé, claro.

Los que orinen lo que son es unos guarros y no hay más. Y los que hacen acrobacias lo que son es unos artistas por hacerlas, ¿por qué multarlos?

Pero, ¿qué pasa si eres un mendigo persistente, muy mendigo, que vende cd´s para ganarse el litro de vino barato y mientras se desplaza acrobáticamente en monopatín le entran unas ganas enormes de orinar justo cuando su compañera ejerce la prostitución? Mejor, vente pa Madrid, aquí no te dicen nada.

8 comentarios:

Carly dijo...

jajajajajja...que risa con lo último que escribiste.

Yo creo que deben multar a los que orinan en la calle...

Pero a los mendigos isisntente? que tanto es insistente??? No entiendo nada...jeje

Carly dijo...

"isisntente"????? que habré tomado?

eat-desserts dijo...

Bueno, aqui la practica "cunetera" o "manta" es bastante común y puedes comprarte hartas cosillas en la calle por un módico precio.
A propósito, no nombraste la ciudad en cuestión y si entendí bien, no era Madrid.

Qué es esto de hacer vista gorda a la pobreza? Para la otra, los exterminan por "afear" la ciudad!

Hace tiempo que no veo en Santiago, mimos, menos mal porque me desesperan. Los que no aguanto por insistentes, son los que te "limpian" los vidrios del auto. No aceptan un NO por respuesta.

Interesante tema, claramente se va a la forma y no al fondo del problema

Saludillos

Vale

Verónica Reyes Serra dijo...

Hola Nacho! Interesante el tema que planteas en tu post. Antes que todo, gracias por nombrarme, me siento honrada de que me hayas mencionado. Eso si, no estudio en la católica, sino en la Universidad de Concepción, ubicada en mi ciudad (Concepción), que es una de las tres mejores del país (junto con la Universidad Católica y la Universidad de Chile).

Me gustaría saber qué tantos mendigos hay por allá. En Europa deben ser los menos comparados con los muchos que hay en este continente. Me imagino qué pasaría si tomasen esas medidas en países como Perú o Bolivia, que tienen mucha pobreza. Ni imaginar mejor el caos...

Respecto a los que orinan en la calle, sí estoy de acuerdo en que se tomen medidas, pues ya estamos en el 2005, en un mundo civilizado y donde debemos tener respeto por todos. Creo que eso es mejor hacerlo donde se debe.

Y es cierto: deberían bajar los precios de los libros y la música. De lo contrario, seguiremos escuchando nuestros temas favoritos gracias a la descarga de Internet.

Un abrazo fuerte amigo. Lo sigo leyendo.

Nacho dijo...

Carly: sí, los que orinan en la calle son mis preferidos. Jajaja. Aunque un tantín cerdos ¿no? Jajajaja.

Valeria: la ciudad en cuestión no quiero citarla porque es una de las ciudades más bonitas de España y la situación política del país no lo aconseja.
A mí los mimos sí me gustan. Mira, en Ibiza hay hace muchos años uno que imita a la gente que pasea por la calle con todo descaro. Es bueníííísimo. Pero el premio a los "insistentes", tienes razón, se lo llevan los limpiacristales de los semáforos.

Vero: disculpa mi error. En el próximo post corregiré la información errónea. Mil disculpas. ¿Estudias en la Uni. de Concepción y quito la palabra católica?
Yo también opino que deberían bajar el precio de los libros y cd,s. La única forma sería bajar los impuestos de esos bienes. Pero aquí en España es un asunto complicado porque el IVA lo pone Bruselas (Mercado Común europeo)

Bohemia dijo...

Muy interesante este post y no te falta razón en tus argumentos...SAludos

Srta. Lee dijo...

Acepto pirateros (top mantas), mendigos, etc...
pero que orinen en la calle???...
paso :P

Abracillos!

Nacho dijo...

Bohemia, gracias por venir. No, no son mis argumentos son los del sentido común.

Lee: no puedo decir nada a tu comentario. Voy corriendo al baño. Mmmmmmm, o, mmmmm, ¿mejor a la calle?
1 besorrio gordo.