viernes, octubre 07, 2005

Su orgullo y su obra


LLevaba unos meses pensando que tenía que hacerme unos estantes en el trastero para guardar todos mis libros. Así que a través de un periódico de esos en que se ofrecen profesionales, contacté con un carpintero. Desde entonces mi carpintero se llama Seve. La cuestión consistía en colocar unos estantes de madera barata para dar sitio a los libros que rondan todos los rincones de mi casa. Entre los dos, él sobrado de profesión, diseñamos lo que más tarde sería mi nueva librería. El caso es que Seve captó perfectamente mi intención, y durante una semana anduvo junto a su ayudante ensuciando todos los rincones de mi casa.

Por aquello de que tenía mis libros y mi ordenador o por darme el gusto de ver la librería, de cerca vigilaba cómo atornillaban las escuadras o ajustaban las tablas. En su labor hubo varias cosas que me llamaron la atención. Por un lado la perfección y el oficio que derrochaban Seve y su compañero: puertas encajadas, tablas bien ajustadas, barnizados bien pulidos y rapidez. Mucha. Tampoco, a pesar de que Seve fuma como una chimenea, lo vi hacerlo mientras trabajaba. Y en cuanto a las cervezas que les ofrecí, sólo, a duras penas, me pidieron agua; eso sí fría.

De vez en cuando paraban su labor para comprobar el trabajo hecho y ver posibles defectos. Asentían para ellos mismos y daban retoques en rincones que yo, a simple vista, veía perfectos.

Calculando los centímetros de baldas y las escasez de mi trastero, era evidente que no iban a caberme todos los libros. Así que Seve se había pasado la noche anterior pensando para ganar unos centímetros de espacio a la pared.

Por fin, una mañana terminó el encargo. Habían barrido el suelo, la librería recién barnizada brillaba y el olor a cola tierna daban un aspecto perfecto a la habitación. Saqué tres cervezas y entonces Seve y su compañero se las bebieron conmigo, sentados frente a la nueva librería. Miraban su obra y luego me miraban sonrientes a mi, satisfechos por el deber cumplido. Seve todavía se levantó a pasar el dedo para quitar dos pelusas de serrín y en ese momento comprendí que era parte de ellos: su orgullo y su dignidad. Aquélla era su decencia y su respeto, que no se hereda ni se regala, sino que se gana con profesionalidad y con vergüenza.

Y también comprendí que mis miedos sentidos cuando le conocí por ser una persona con discapacidad, eran ridículos.

Entonces fui al frigorífico y saqué otras tres cervezas, esta vez con muchísimo respeto.

15 comentarios:

Carly dijo...

que tierno eres! Y que ganas de encontrar un "maestro" (como se les llama acà en chile) así.
Besos

eat-desserts dijo...

Opino lo mismo que Carly, aqui los "madestros" dejan mucho que desear. Seguro te hacen un mueble chueco, sucio, feo y te cobran hasta por las ganas. Yo tengo que hacer lo mismo en mi casa, pero todavia no me animo a buscar el mueble...
Si, tb opino que eres muy tierno jijijiji

Gracias por tu comment y no me pareció espeso, para nada.
Supongo que el resfriado ya pasó.

A mi tb me gusta la cerveza!
ja

un beso

Vale

CeCiCa dijo...

Oye Nachito rules...
es cuestion de
tenerles fe!...

aiossss

Anastassia dijo...

Hola,

Qué gran post, cómo haces de una necesidad "mueblística" una historia llena de alma, de respeto y reconocmineto. Salud por ti ( y por todos tus comñeros).
An

MAURA_ dijo...

Tus libros estarán más orgullosos aún.
He leído los por qué y todo lo demás y volveré si lo permites.
Neruda estaría envidioso de tus preguntas.
Saludos.

Nacho dijo...

Carly: Como siempre, gracias. Eres un cielo.

Vale: No te creas, aquí también hay mucho mangante a domicilio. Chapucero y caro. Cuando uno es bueno te deja huella. Yo hacía como tú: lo vas dejando, lo vas dejamdo, y al final los libros te comen. Me desperté una noche rodeado de libros, yo creo que fue una rebelión contra mí, querían asesinarme...
El resfriado ya pasó. Gracias.

Ceci: me hace mucha gracia que me llames nacho, nachito rules, de todo. Te queda llamarme nachete. Pero el rules ¿de dónde sale? Como se extienda va a ser mi pseudónimo en la Red.
Un besote.

An: gracias por leérme y desearnos salud. Luego me paso a verte a tu blog.

Maura: Yo estoy también orgulloso por tener algunos de ellos. No te conozco, luego me paso a tu blog.

Jordi dijo...

saluditos nacho...disculpa pero contesté en el blog de carly..
me encantó tu blog...

Jordi dijo...

Nacho,gracias por tu visita......
bueno intentare explicarte lo del link.
En el editor en que publicas el blog (blogger escritorio)en la parte su perior hay las pestañas para utilizar el tipo de letra deseado,el color del texto...pues a continuacion hay una pestaña que parece una balon,si pones el puntero encima leeras " vinculo"..ok?....bueno solo tienes que ennegrecer la palabra deseada y pulsar sobre el balon alli te saldra http//. copias la direccion de la pagina que deseas se muestre y la pegas ahí...luego aceptas y listo.
Espero haberme explicado bien...
Acuerdate de ennegrecer la palagra deseada..(ya sabes clic con el boton derecho del ratón) pulsa arriba ,pones la direccion deseada y aceptas.


saluditos.

CeCiCa dijo...

nachito rules :::
es ke yo
soy campeona
para deformar nombres...
ja!

Por ejemplo,
a mi amigo tito,
le digo titus...
Y a mi amigo marco
le digo maraco...

Dejame ser!!!!!

beso beso
ceci!

pd.
Lo de "rules"
lo saque
de la Mtvla...
creo...

isa dijo...

Gracias por tu visita.

kityta dijo...

ke linda historia:)
me pasee de nueo por aki, recordando ke ya lo hbia hecho alguna vez=)

mi gran sueño, es tb tener una libreria, para cuando tenga hijos, ellos se maravillen y tomen la costumbre de leer... eso sí.. buena lectura!

y tu?
cuando me visitas?
;)

Tia Mary dijo...

Me alegra que el respeto fuera en ascenso, y me alegra que ya tengas tu biblioteca deseada!
hay veces que tan solo basta con tomar la decision postergada y listo!
esta vez, diste con la persona indicada...
que sean muchas más!
besos besos

Di. dijo...

Wow, no habrá uno de esos acá en México que me haga un nuevo librero? Elmío está sobre cargado de tantas cosas que le pongo encima! Saludos!

angel dijo...

Me ha gustado tu blog. Y sobre todo este texto sobre la dignidad humana....
Saludos

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.